Reseña: La herida, de Jorge Fernández Díaz