Reseña: Las tormentas, de Santiago Craig