Sin proyectos coincidentes, no hay acuerdos sólidos