Tehuelches en Vaca Muerta

El interés general debe prevalecer sobre los reclamos de un grupo reducido de pobladores indígenas por las tierras del yacimiento
(0)
20 de julio de 2017  

Una disputa se desarrolla en la provincia de Neuquén, en la zona de Añelo, donde, casualmente, se encuentra el yacimiento de hidrocarburos más importante de la Argentina.

Norma Lucero Pichinao, longko o cacique del pueblo gününa küna, es la actual vocera de una comunidad argentina, de origen tehuelche, que habita en Neuquén y, luego de estudiar la prehistoria del lugar, sostiene que hace más de 5000 años ya ocupaban ese territorio en Añelo, donde se desarrollan las perforaciones de Vaca Muerta.

Los aonikenk, tehuelches o patagones son grupos indígenas que ocuparon la Patagonia y la zona pampeana. La población con linaje tehuelche que se ha mantenido más apegada a sus raíces se ubica en la provincia de Santa Cruz, aunque se encuentra acriollada. El Censo Nacional de Población de 2010 reveló la existencia de más de 20.000 personas que se reconocieron como tehuelches en todo el país: 7924 en Chubut, 4570 en la provincia de Buenos Aires, 2615 en Santa Cruz, 2269 en Río Negro, 1702 en la ciudad de Buenos Aires, 844 en Mendoza, 738 en Neuquén y 625 en La Pampa.

El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), para fortalecer la representatividad de los líderes indígenas, en 2008 reconoció a Pichinao como delegada de su colectividad y, en 2015, Neuquén le otorgó a ésta personería jurídica.

El año pasado se celebró en Bariloche el Parlamento de Naciones Originarias, región patagónica. Representantes de los pueblos mapuche, tehuelche, gününa küna y selknam participaron del encuentro, donde se condenó el avance del "extractivismo" en el territorio de sus naciones por cuanto implica "mayor criminalización a los pueblos que los defienden".

Los ya célebres y violentos reclamos mapuches, de ambos lados de la Cordillera, precedieron al grupo que lidera Pichinao, aunque ésta aclara que los suyos ya ocupaban la Patagonia miles de años antes que aquéllos. Y los gününa küna no quieren quedarse atrás. "Queremos que nos respeten como a los mapuches y nos den el sitio que nos corresponde" es la consigna.

Los petitorios tehuelches se basan en evidencias culturales, estudios etnográficos y pruebas históricas, rechazando las vías de hecho del violento Facundo Jones Huala y sus seguidores. En esto, continúan la tradición propia de su pueblo, que fue caracterizado por viajeros como los hermanos Viedma, el perito Francisco P. Moreno y George Musters como amigables, leales y hospitalarios.

Sin embargo, hay una formidable asimetría entre las demandas de Pichinao y la envergadura de la comunidad que representa, pues sólo se trata de una docena de familias que residen en el área de Rincón de los Sauces y Auca Mahuida. Los gününa küna reivindican también una presencia ancestral en los departamentos de Añelo, Confluencia, Pehuenches y Chos Malal, donde no habitan. Si bien investigadores del Conicet y de la Universidad Nacional de La Plata han confirmado el linaje de esas familias con los antiguos habitantes de la Patagonia mediante estudios de ADN, una cosa es sustentar una demanda de paternidad y otra reclamar título sobre tierras petroleras.

Es inevitable vincular esos análisis genéticos con el yacimiento de Vaca Muerta, cuyos 30.000 km2 en la Cuenca Neuquina ocupan un tercio del territorio de esa provincia. Ya hay inversiones en curso en yacimientos no convencionales de hidrocarburos por montos de entre 3500 y 4000 millones de dólares. Las reservas de gas y petróleo son de tal magnitud que la Argentina reemplazó a los Estados Unidos como segundo reservorio mundial de shale gas o gas de esquisto, después de China. Con este yacimiento en producción, nuestro país podría lograr el autoabastecimiento energético, evitando importar 15.000 millones de dólares anuales para cubrir su déficit.

El yacimiento de Vaca Muerta será fuente de prosperidad para las generaciones futuras y su desarrollo no puede ser interferido por reclamos basados en derechos que se pretenden superiores a la Constitución y diferentes a los que pueden invocar el resto de los ciudadanos. Como señalamos en estas columnas al condenar la utilización populista de los pueblos originarios, nadie es realmente un pueblo originario de ningún lugar, pues la evolución humana incluye desplazamientos y mezclas y coexistencia de pueblos. En ese desarrollo ha existido un avance ético, aún tambaleante, al reconocerse ahora valores universales e inalienables de la persona humana.

En un sentido amplio, todos somos pueblos originarios y debemos estar orgullosos de nuestro pasado y de nuestro destino común, como integrantes de la misma nación. Todos somos argentinos, aunque tengamos apellidos que reflejan migraciones, rupturas y exclusiones. Las pocas comunidades locales que aún conservan intactos sus linajes merecen amor y cuidado, como partes de nuestra nacionalidad. Sus culturas deben ser integradas y respetadas. Pero nunca utilizadas por activistas, oportunistas y políticos para juntar votos o engrosar sus billeteras.

Las demandas de Pichinao deben ser escuchadas en el marco de la Constitución argentina y de la ley 23.302, que garantiza los derechos que, como ciudadanos, tienen los integrantes de los pueblos indígenas, evitando la discriminación e impulsando su promoción social con medidas activas.

La nación argentina contiene muchos grupos, colectividades y asociaciones con reclamos genuinos, pero que sólo pueden atenderse conforme el marco jurídico vigente, conciliando las pretensiones particulares con el interés general.

Por más simpatía que pueda suscitar el reclamo de un pueblo determinado, sus planteos tienen un componente oportunista, donde se percibe un interés distinto a los invocados. Y sus razones no tienen proporción con el disparatado premio que implicaría la asignación de tierras en el área de esos yacimientos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?