Un aporte a la causa AMIA

Jorge Urien Berri
(0)
31 de enero de 2016  

José Pérez (Iosi) era un muy joven oficial de Inteligencia de la Policía Federal cuando en 1985 sus jefes le ordenaron infiltrarse en la comunidad judía para investigar el Plan Andinia, viejo delirio antisemita según el cual los judíos pretendían apoderarse de la Patagonia.

Al poco tiempo Pérez (no es su apellido verdadero) descubrió que no existía ningún Plan Andinia y que los ciudadanos argentinos de origen judío eran personas normales y queribles. Lo constató -fue su drama- mientras se convertía en un excelente agente encubierto (filtro, en la jerga) que durante quince años escaló puestos en entidades de la comunidad al tiempo que crecía su admiración y su amor por aquellos a quienes espiaba, incluida la joven con quien se casó en secreto.

En 1992 estalló la Embajada de Israel y pese a que Iosi se planteó si sus informes tuvieron algo que ver, en 1994 entregó a sus superiores los planos de la mutual AMIA junto con las características del edificio, su aparato de vigilancia y las formas de acceso, y les advirtió que en los últimos meses de 1994 aumentarían los niveles de seguridad. Pocas semanas después, el 18 de julio de 1994, estalló la AMIA.

En ambos atentados la Policía Federal liberó las zonas, pues los efectivos que debían custodiar los edificios se fueron o no llegaron y la noche anterior los vecinos de la AMIA observaron un helicóptero de la Federal sobrevolándola.

Aunque se conoció parcialmente en 2014, este valioso testimonio que apunta a la importante conexión local del caso -tema tabú en la investigación hasta el día de hoy- alcanza aquí su real trascendencia como aporte a la investigación y como tragedia personal gracias a la labor de Miriam Lewin y Horacio Lutzky, dos periodistas muy experimentados y valientes, virtudes que en el gremio no siempre suelen ir juntas.

Escrito con absoluta claridad y un profundo conocimiento de las causas de la Embajada y la AMIA, el libro se lee como una novela en la que se alternan las voces de Iosi y los autores. Iosi narra su experiencia y su desgarramiento y los autores cuentan cómo el espía los buscó en 2000 para desahogarse y dejar testimonio.

A su vez, en los relatos de los autores hay varios niveles: el miedo, porque Iosi sabía que era hombre muerto; los intentos desesperados de Lewin y Lutzky por ofrecerle seguridad, y una lección de ética periodística porque tuvieron que silenciar durante años una primicia para proteger a su fuente mientras procuraban interesar, siempre en vano, al American Jewish Committee, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la primera dama y senadora Cristina Kirchner, quien no tuvo mejor idea que enviarlos con el espía dilecto del kirchnerismo, Antonio Stiuso.

Finalmente, un tercer periodista desconoció, según los autores, un pedido de confidencialidad y divulgó partes del testimonio de Iosi. Lutzky y Lewin se vieron obligados a apurar los tiempos hasta lograr que la Unidad Fiscal AMIA del fiscal Alberto Nisman le tomara declaración y lo acogiera en el programa de protección de testigos con otro nombre y residencia en el interior, donde aún permanece.

Los autores afirman que Nisman no le dio entidad -citó a declarar a los jefes de Iosi, quienes obviamente minimizaron el papel del espía- y lo empleó para atacar al kirchnerismo. No fue la única pista importante que desechó Nisman.

Desgraciadamente, la muerte del fiscal no se tradujo en un impulso a la investigación del atentado y el antikirchnerismo la usó para instalar sin fundamentos serios y contra todas las pruebas existentes que el suicidio fue un homicidio porque Nisman había denunciado a la ex presidenta por encubrimiento. Mientras las operaciones políticas que contaminaron y desviaron la investigación del atentado continúan, buena parte de los principales aportes a la causa AMIA hay que seguir buscándolos en libros como el de Lewin y Lutzky.

IOSI. EL ESPÍA ARREPENTIDO. Miriam Lewin y Horacio Lutzky. Sudamericana 320 páginas, $ 249

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.