Un gran paso del Estado argentino contra el antisemitismo

Claudio Avruj
Claudio Avruj PARA LA NACION
(0)
9 de junio de 2020  • 23:26

Es un paso enorme celebrar la decisión del Estado Argentino de adoptar la definición de antisemitismo aprobada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, (IHRA), en el año 2016.

Hagamos historia. La citada Alianza se creó tras la conferencia de Estocolmo llevada a cabo en enero del 2000, allí estuvo presente nuestro país con una delegación liderada por el entonces presidente Fernando de la Rúa e integrada por dirigentes de organizaciones de la comunidad judía, DAIA, B'nai B'rith y WIZO estuvieron presentes.

En Suecia, Argentina se constituyó en país fundante de la mencionada Alianza y es hasta hoy el único Estado latinoamericano en formar parte.Y más allá de distintos enfoques y/o intensidad en la atención a la agenda que se impone, a lo largo de los años ha sido un compromiso asumido y respetado por todas las gestiones de gobierno. Una continuidad que se define como Política de Estado.

La adopción de la definición es una ratificación de este compromiso.

Aquí es importante detenerse a pensar distintos aspectos del valor de esta decisión política. En primer lugar, es el reconocimiento cabal que el antisemitismo sigue siendo un problema serio en la sociedad mundial y que Argentina no está exenta de él. Ejemplos sobran sabemos que la pandemia ha potenciado el virus de la discriminación que busca chivos expiatorios por doquier y en el que el antisemitismo es uno de los recursos a los cuales se le echa mano fácilmente

También es un paso más de aprendizaje y comprensión cabal en cuanto a que el antisemitismo no es problema de exclusividad de los judíos y/o materia de estudio, trabajo y defensa de los judíos y sus instituciones, sino por el contrario, es asumir claramente que el antisemitismo y los antisemitas son asunto de la sociedad en su conjunto y es el Estado el primer responsable en su persecución castigo y erradicación.

La adopción de la resolución asimismo implica un avance cualitativo en las relaciones internacionales al colocar a la Argentina junto a los países del mundo que ya la han hecho parte. También, y no menos relevante, es un reconocimiento implícito a las instituciones de la Comunidad Judía que desde sus comienzos, hace más de un siglo, han sostenido una irrenunciable tarea de combate al antisemitismo, muchas veces en soledad e incluso enfrentando comportamientos contrarios y arteros desde el Estado en diferentes momentos de nuestra historia.

Hace pocos meses, en ocasión del recuerdo de la liberación de Auschwitz en Jerusalén que contó con la presencia del presidente Alberto Fernández, con énfasis se denunció que el antisionismo es la otra cara de la misma moneda. Antisemitismo y Antisionismo son lo mismo, para que no queden dudas.

Que la Argentina haya adoptado esta resolución es un rotundo mensaje para aquellos que esconden sus sentimientos antijudíos en el pretexto antiisraelí y antisionista.

Me siento honrado y orgulloso de este paso dado. Es muy importante en el presente en nuestra búsqueda de acuerdos y convivencia en paz, lo es hacia el futuro para continuar el camino de construcción de una sociedad sostenida en valores, de diálogo, encuentro, inclusión y libertad, y lo es in memorian de aquellos que nos precedieron en la vida, fundamentalmente quienes murieron por el antisemitismo, en la Inquisición, en la Shoá, en los atentados terroristas, los perseguidos y estigmatizados, y que en su fortaleza y su dolor sin descanso nos dieron el legado inquebrantable de luchar siempre por la dignidad judía y la defensa de los derechos humanos.

Sin dudas es una buena noticia para la inmensa mayoría de los argentinos que nos reconocemos como una sociedad plural y enemiga de la discriminación y la xenofobia.

EL autor es exSecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación; presidente Honorario del Museo del Holocausto y presidente del Consejo Argentino para el Desarrollo y los Derechos Humanos

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.