Un rival de Macri, con sueños de resurrección