Una oportunidad de reconciliar democracia y capitalismo