Alemania pidió a la Argentina la extradición de dos ex represores

Se trata de Juan Bautista Sasiaiñ y Pedro Durán Sáenz, que estaban a cargo del centro de detención "El Vesubio"
Se trata de Juan Bautista Sasiaiñ y Pedro Durán Sáenz, que estaban a cargo del centro de detención "El Vesubio"
(0)
25 de junio de 2002  • 20:16

Alemania requirió a la Argentina la extradición de los ex represores Juan Bautista Sasiaiñ y Pedro Durán Sáenz, a los que atribuyó responsabilidad en la desaparición de Elizabeth Kassemann, y aunque la Justicia Federal ya tomó cartas en el asunto será el presidente Eduardo Duhalde quien decidirá si admite o rechaza el pedido.

La víctima, hija del teólogo luterano Ernst Kassemann, fue ultimada en la localidad bonaerense de Monte Grande el 23 de mayo de 1977, luego de haber permanecido alojada en el centro clandestino de detención "El Vesubio", que comandaban Sasiaiñ y Durán Sáenz y estaba bajo la órbita de control del general Carlos Suárez Mason.

Si bien el juez federal porteño Rodolfo Canicoba Corral daría trámite al pedido de los tribunales de Nuremberg, Alemania, la decisión final será adoptada por Duhalde.

Mientras ejercieron la Presidencia el justicialista Carlos Menem y su sucesor, el radical Fernando de la Rúa, coincidieron en negar asistencia jurídica a tribunales extranjeros que investigan delitos de lesa humanidad cometidos aquí en la última dictadura (1976-1983).

Ambos invocaron un principio de territorialidad que desconoce la jurisdicción de otros países para enjuiciar crímenes locales. Durante el fugaz gobierno de Adolfo Rodríguez Saá, en cambio, el entonces ministro de Justicia, Alberto Zuppi, anunció que Argentina accedería a todo pedido de extradición a ex represores.

El abogado Zuppi, que fue ministro por apenas una semana, es justamente el representante legal de Alemania en el juicio que sustancian los tribunales de Nuremberg por los crímenes perpetrados en la dictadura argentina y entre los que figura el secuestro y muerte de Kassemann.

Hoy Alemania requirió formalmente el arresto preventivo y la extradición de Sasiaiñ -detenido aquí por el robo sistemático de bebés- y de Durán Sáenz, quienes comandaban el centro de detención donde fue prisionera Kassemann.

El juez Canicoba Corral deberá ahora analizar los antecedentes remitidos por la Justicia germana por vía diplomática y expedirse sobre el asunto, que incluso podría llegar a la Corte Suprema por vía de apelación. Con todo, cuando exista pronunciamiento judicial será el Poder Ejecutivo el que accederá o no a las extradiciones de los ex represores.

Fuente: DyN

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.