Allegados a Echegaray agreden a un equipo de TN en Río de Janeiro

El incidente se produjo en el aeropuerto; el entorno del funcionario admitió el hecho pero se despegó de los autores
(0)
2 de enero de 2014  

Las vacaciones en Río de Janeiro del jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray , terminaron en un escándalo. Un equipo del canal TN fue agredido por personas vinculadas con el funcionario.

La agresión sucedió en el aeropuerto de la ciudad brasileña después de que TN divulgó un informe sobre Echegaray en el que se denunció que había viajado en una línea aérea extranjera (Fly Emirates) y que se había alojado en un hotel cinco estrellas como parte de unas "vacaciones de lujo".

El periodista Ignacio Otero, de TN, denunció que cuatro personas cercanas a Echegaray los agredieron a él y a sus dos compañeros, el camarógrafo Marcelo Funes y el asistente Martín Magaldi. "Buscaban lastimarnos. Intentaron ahorcarnos. Fue una situación muy tensa que duró unos diez minutos. Cuando comenzaron las amenazas en el hall del aeropuerto, no había ningún policía", relató Otero.

Según los reporteros, la agresión se desarrolló en las narices de Echegaray, que no habría intercedido en ningún momento para evitar el incidente.

Sin embargo, voceros del funcionario kirchnerista ofrecieron otra versión del incidente. "Los periodistas fueron exclusivamente a buscarlo, a agredirlo. Cuando lo localizaron, agredieron a su hijo menor; lo empujaron para llegar a Ricardo. Lo prepotearon, buscaron una respuesta agresiva. Pese a todo, Ricardo no reaccionó y les contestó todas las preguntas, que eran en tono muy agresivo. Pero en ningún momento reaccionó a la agresión. De hecho no sabemos por qué no difundieron esa entrevista por TN", explicó a la nacion un allegado al titular de la AFIP.

Y la desmentida continuó: "Como no pudieron obtener una agresión, hoy [por ayer] fueron a esperarlo al aeropuerto para hacer otra nota para que reaccione. Lo increparon de manera prepotente, en una violación de su intimidad porque estaba con su familia y un grupo de amigos. Echegaray no viajó con una patota, sino con un grupo de amigos. Hubo una reacción adversa y desubicada de uno [Jorge Lambiris], que reaccionó porque entró en el juego de la agresión de los periodistas. Pero no hubo golpes, eso que dicen es cualquier cosa. Fueron a invadir la intimidad y fue preparado".

El equipo periodístico de TN identificó a Jorge Lambiris como uno de los cuatro agresores. También habría participado en el incidente uno de sus hijos. Lambiris habría estado alojado en el Hotel Sofitel junto con Echegaray y su familia. Sería un íntimo amigo del funcionario y estrecho colaborador en asuntos personales.

"Echegaray estaba viendo la situación, fue testigo de todo, avaló la situación, no hizo nada. Miraba cómo nos pegaban. Fue una salvajada", expresó Otero, indignado. Y agregó detalles sobre las amenazas: "Nos dijeron que no íbamos a poder bajar del avión. Nos dijeron «A ustedes tres me los como crudos, no van a poder hacer nunca más nada». Todo el tiempo nos querían sacar los celulares".

Evitar que trascienda

Después del tenso episodio en el hall del aeropuerto, los allegados a Echegaray intentaron poner paños fríos y evitar que se conociera la agresión a través de los medios. "Después intentaron convencernos para que no contemos nada de lo que había pasado. Nos ofrecieron una nota con Echegaray a la llegada a Buenos Aires", dijo Otero.

Echegaray regresó anoche a Buenos Aires en el vuelo EK 247 de Fly Emirates. Sus voceros minimizaron el episodio y rechazaron viejas tensiones entre el funcionario y la señal de cable TN.

"Nunca tuvimos problema con TN. Participa de todas las conferencias sobre recaudación y otros temas álgidos. Jamás hemos tenido problemas. Entonces ¿por qué esta actitud? Le abrimos la puerta siempre. Jamás Ricardo es agresivo con los periodistas. Nunca respondió de mala leche", dijo a la nacion uno de los colaboradores que trabaja con el funcionario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.