ARA San Juan: cómo es el Seabed Constructor, el barco del operativo del hallazgo del submarino

El Seabed Costructor partió de Comodoro Rivadavia
El Seabed Costructor partió de Comodoro Rivadavia Crédito: Armada Argentina
(0)
17 de noviembre de 2018  • 13:54

Horas antes de que comience la búsqueda del submarino ARA San Juan por parte de la empresa estadounidense Ocean Infinity, el ministro de defensa Oscar Aguad aseguraba que el Seabed Constructor era "un barco inteligente con mucha tecnología" y que en el Gobierno tenían "muchas expectativas de poder encontrar" el submarino. Contra todos los pronósticos y un año después de su desaparición el navío de bandera noruega lo logró.

El buque Seabed Constructor de la empresa estadounidense Ocean Infinity encontró al submarino ARA San Juan , en donde viajaban 44 tripulantes. El navío partió del puerto de Comodoro Rivadavia el 7 de septiembre último cerca de las 14.30 y tenía previsto que después de un día y medio de navegación arribaría a la zona donde iniciaría las tareas de búsqueda, a unas 300 millas en línea recta a la ciudad, es decir, a unos 600 kilómetros.

Junto a los tripulantes zarparon cuatro familiares de los submarinistas y tres oficiales observadores de la Armada Argentina (dos submarinistas y un hidrógrafo especialista en interpretación de imágenes), que actuaron como veedores de las tareas de rastreo del ARA San Juan, con el que se tuvo un último contacto el 15 de noviembre del año pasado.

Uno de los centros de mando del buque
Uno de los centros de mando del buque Crédito: Gentileza Puerto de Comodoro Rivadavia U

Ocean Infinity realizó una búsqueda científica, diferente a la operativa, y empleó tecnología nunca antes utilizada durante la localización del submarino, consistente en vehículos submarinos autónomos (AUV- Autonomous Underwater Vehicle), que pueden operar hasta 6000 metros de profundidad.

El comerdor para la tripulación
El comerdor para la tripulación Crédito: Gentileza Puerto de Comodoro Rivadavia

Desde la cubierta del buque noruego Seabed Constructor, que se desempeña para la empresa de búsqueda estadounidense Ocean Infinity, contratado por el estado argentino, los familiares embarcados como observadores del operativo se comunicaron con el resto de los familiares en tierra.

La empresa Ocean Infinity tenía previsto abandonar las tareas en alta mar ayer, para retomarlas en febrero debido a que el Seabed Constructor debía dirigirse a Sudáfrica para su reparación. Sin embargo, el buque a cargo de la búsqueda del submarino llegó el viernes a última hora a un lugar marcado en la cuadrícula del Mar Argentino donde había sido detectado un objeto de unos 60 metros de largo tras un nuevo análisis de imágenes recopiladas en los días posteriores a la tragedia.

La empresa, que dispone del buque Seabed Constructor para la búsqueda, dio cuenta de esta novedad y anunció que se iniciaría un desplazamiento hacia ese sitio para poder "investigar el punto de interés con ROV", es decir con un vehículo sumergible operado remotamente.

Un mini submarino
Un mini submarino Crédito: Gentileza Puerto de Comodoro Rivadavia

La información fue aportada por uno de los cinco AUV que posee el Seabed Constructor, que son pequeños sumergibles operados a control remoto que cuentan en su interior con sofisticados equipos de registro.

La tripulación del buque empleó un ROV, un robot sumergible operado a distancia mediante un cable y con capacidad para llegar a los 6000 metros de profundidad, para efectuar la identificación del sitio 1, uno de los tres puntos de interés, en donde se centró la búsqueda. Allí las profundidades llegan a los mil metros de profundidad.

Antes de dar con el punto de interés, el Seabed navegó por una zona en la que se registran olas de hasta cuatro metros, un factor meteorológico que puede dificultar las tareas de rastrillaje. El navío llevó a cabo trabajos de inspección que finalmente dieron con el paradero del submarino, a unos 500 kilómetros de la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia.

Agencia NA y Télam

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.