Ayer no fue un día sencillo para el Gobierno