Bonafini: "Los Schoklender se afanaron todo"

La titular de las Madres dijo que es víctima de un fraude; dudas al responder sobre un contrato
Hernán Cappiello
(0)
27 de febrero de 2013  

La presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, se presentó ante la Justicia como víctima de los hermanos Schoklender, que "robaron" el dinero que recibieron del Estado para construir viviendas sociales y la "traicionaron". Señaló que firmaba todo al amparo de la confianza que tenía con sus apoderados, aunque se contradijo al responder sobre un controvertido contrato.

"Tus clientes se afanaron todo", respondió Bonafini para esquivar la pregunta del abogado de Pablo Schoklender , Pablo Slonimsqui, cuando éste le inquirió si el Gobierno demoró el envío de dinero a las Madres para levantar casas.

Bonafini declaró, como testigo, durante cuatro horas ante el juez federal Norberto Oyarbide, que procesó a los hermanos Sergio y Pablo Schoklender por desviar fondos que debían aplicarse a las obras. Sin embargo, los Schoklender entienden que Bonafini debe estar entre los acusados, porque dice que sabía del destino de los $ 765 millones recibidos. Su hija María Alejandra Bonafini fue indagada como acusada y Oyarbide la sobreseyó. El juzgado impidió que se le preguntara sobre el papel que ella cumplía, porque el Código Penal prohíbe que una madre declare contra su hija. Bonafini destacó en un comunicado que Alejandra "no tiene nada que ver" y que Sergio y Pablo "la quisieron ensuciar". Indicó que "Alejandra nunca lo quiso a Sergio Schoklender, nunca hablaba con él".

En tanto, un contrato que es clave en la causa puso en problemas a Bonafini: se trata del convenio en el que supuestamente contrató a la constructora Meldorek, de Sergio Schoklender, para construir viviendas por más de $ 2 millones. Schoklender dijo que Bonafini lo firmó y con ello justificó la transferencia de fondos a su empresa.

Pero dos peritajes –que fueron cuestionados– dijeron que la firma de Bonafini es apócrifa. Cuando le preguntaron por ese convenio, Bonafini comenzó a responder como si la firma fuera suya. Dijo que no estaba de acuerdo con el emprendimiento, porque convertía a las Madres en una constructora. Sin embargo, cuando el secretario le advirtió que ella misma había dicho que no había firmado, se desdijo. "Seguramente para la fecha del convenio estaba fuera del país" por lo que nunca pudo haberlo rubricarlo, dijo. En el acta se plasmó la contradicción, dijeron a LA NACION fuentes judiciales.

Bonafini relató cómo conoció a Sergio y a Pablo y dijo que los convirtió en sus apoderados por la confianza que les tenía. "Me usaron", dijo la mujer, y señaló: "El dinero se lo llevaron ellos y las deudas las tenemos nosotros". Dijo que las reuniones del Consejo de Administración no se hacían en la sede de Madres, sino en un edificio a la vuelta, y que ella no participaba.

Bonafini aseguró que declaró que "Sergio comandaba todo" y que "armó la Fundación, armaba las reuniones, hacía las actas y tramitaba las cuentas".

"Sergio y Pablo se quedaban con la plata y no pagaban", declaró.

Comienza el juicio a un ex militar

El ex capitán Tozzo está implicado en la causa Margarita Belén

RESISTENCIA.– Mañana comenzará en esta ciudad el juicio contra el ex capitán del Ejército Norberto Tozzo por casos de privación ilegítima de la libertad en la causa iniciada por la masacre de Margarita Belén, por los hechos en que fueron fusilados unos 22 detenidos políticos.

El ex militar está acusado del secuestro, agravado por el transcurso del tiempo, de Roberto Yedro, Reynaldo Zapata Soñéz, Fernando Piérola y Julio Pereyra. En la misma causa fueron condenado ocho represores a prisión perpetua y se absolvió a un policía.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.