La sombra de la “campaña sucia” embarra la cancha electoral de 2015