Caso Carrasco: aún quedan muchos puntos oscuros