Causa AMIA: comienza el juicio por encubrimiento

Entre los acusados de ocultar la "pista siria" están el ex presidente Menem, Anzorreguy y el ex juez Galeano
Hernán Cappiello
(0)
3 de agosto de 2015  

Luego de 25 años en los que no se logró condenar a nadie por el atentado terrorista que dejó 85 muertos en la sede de la AMIA, este jueves comenzará el juicio contra el ex presidente Carlos Menem y su jefe de Inteligencia Hugo Anzorreguy, acusados de desviar la investigación para proteger a Siria.

También será juzgado el primer juez, que tuvo la causa durante casi 10 años, Juan José Galeano, a quien se responsabiliza, además, por haberle pagado al primer preso de la causa, Carlos Telleldín, para acusar a falsos culpables.

Telleldín cobró 400.000 dólares por una operación de inteligencia y declaró contra un grupo de policías bonaerenses sospechados de recibir de sus manos la camioneta usada como coche bomba.

Los policías, con el ex comisario Juan José Ribelli a la cabeza, fueron absueltos en 2004 y hoy son querellantes en el juicio contra Galeano y Telleldín, junto con los familiares de los muertos y el gobierno argentino, representado por el Ministerio de Justicia.

El kirchnerismo fue el principal impulsor de este juicio, sobre todo en los últimos seis meses, luego de que el fiscal Alberto Nisman acusó a la presidenta Cristina Kirchner de encubrir a Irán como responsable del atentado y para desvincular a ex funcionarios iraníes.

Con la Presidenta al frente, el Gobierno presionó para hacer el juicio contra Menem y Galeano. Muerto Nisman en enero y con su denuncia enterrada en seis meses, con la ayuda de jueces y fiscales afines al kirchnerismo, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, apuró al tribunal a cargo de este juicio para que lo realizara cuanto antes. Iba a empezar en febrero de 2016.

Los jueces que estarán al frente del caso son Néstor Costabel, Jorge Gorini y Karina Perilli, que componen el Tribunal Oral Federal N° 2. El juicio se desarrollará en audiencias una vez por semana, porque Gorini integra también el tribunal que juzga la tragedia ferroviaria de Once, proceso que terminaría el año próximo. Una vez concluido ese proceso, habrá audiencia dos veces por semana.

Desfilarán 140 testigos, entre los que se cuentan Cristina Kirchner y Jaime Stiusso, el ex poderoso director de Operaciones de la ex SIDE, echado por la Presidenta.

La lista de acusados se completa con quienes fueron los fiscales del primer caso, Eamon Mullen y José Barbaccia, y el agente de la SIDE que intervino en el pago, Patricio Pfinnen. Telleldín, que cobró con su entonces esposa, Ana Boragni, será juzgado junto con su abogado, Víctor Stinfale. El segundo de la SIDE en ese momento, Juan Carlos Anchezar; el ex comisario general Jorge Palacios, que investigó el caso, y el policía retirado Carlos Castañeda también serán juzgados.

Los acusados denuncian que se trata de una persecución política y que defenderán su trabajo en el caso durante diez años.

Los fiscales de la Unidad Fiscal de Investigación AMIA, Sabrina Namer y Roberto Salum, sucesores de Nisman, estarán a cargode la acusación.

Los querellantes son las agrupaciones de familiares (Memoria Activa, Apemia, 18-J y Familiares), además de la AMIA y la DAIA y el Ministerio de Justicia. Será Luciano Hazan, subsecretario de Política Criminal y ex abogado de Memoria Activa, quien llevará la acusación por el Gobierno.

Compromiso

Hazan dijo a LA NACION que el impulso del Gobierno al caso viene desde mucho antes y que responde a que el Estado reconoció en 2005 su responsabilidad por la denegación de justicia y se comprometió ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos a realizarlo.

"El juicio molesta en Comodoro Py porque hay un juez y dos fiscales acusados. No tengo dudas de que la familia judicial protegió a Galeano y a los fiscales y por eso el juicio no se hizo antes", dijo. Su teoría es que éste es un "crimen de Estado, en el que los tres poderes se complotaron de manera organizada", lo cual implica una violación de los derechos humanos.

El ataque dejó en la comunidad judía diferencias irreconciliables. En el banquillo de los acusados está Rubén Beraja, presidente de la DAIA en el momento de la explosión. Beraja tiene fecha para ser juzgado, al mismo tiempo y desde el 15 de septiembre, por la quiebra del Banco Mayo.

La acusación contra los procesados se divide en dos grandes partes: el encubrimiento, y el pago a Telleldín y sus consecuencias.

Por la primera parte están acusados Menem, con pedido para estar ausente por su salud; Anzorreguy, también con problemas de salud; Galeano; Anchezar; Palacios, y Castañeda.

Se les achaca haber evitado investigar la pista siria, específicamente a Alberto Kanoore Edul, que aparece en la agenda de Telleldín y lo llamó el 10 de julio de 1994, supuestamente cuando se entregó la Trafic. Se investiga la supuesta orden de Menem a Galeano, transmitida por Munir Menem, para no investigar a Kanoore Edul.

Otro grupo de acusados debe responder por el pago a Telleldín, acreditado en el juicio de 2004. Galeano sostiene que fue una operación fuera de su control. Los fiscales, que no sabían de ella. En este grupo está Beraja, acusado de prestar respaldo y apoyo psicológico a Galeano tras el pago.

25 años de total impunidad

  • La causa AMIA no tiene ni un solo preso. Pero tal vez resulten ahora condenados el presidente que estaba en el poder cuando explotó la bomba y el juez que investigó el caso. Con la paradoja de que los sospechosos del ataque son hoy las víctimas en este proceso.
  • Por eso es que en este juicio la expectativa es que en la revisión surja alguna pista que permita saber quiénes pusieron la bomba, ya sea porque alguien aporte un dato nuevo o porque las pruebas que ya están sean vistas desde otra perspectiva.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?