Cuadernos: Stornelli quiere interrogar a De Sousa, el vecino de Cristina

Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli / LA NACION
Candela Ini
(0)
28 de diciembre de 2018  • 17:31

El fiscal Carlos Stornelli , que lleva adelante la investigación de la causa de los cuadernos , pidió citar a indagatoria a Osvaldo De Sousa, el hermano del empresario Fabián De Sousa, por la vinculación con Cristina Kirchner a través de los departamentos del edificio de las calles Juncal y Uruguay, en el barrio de Recoleta.

Según el chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, la mayoría del dinero recaudado por los exfuncionarios del Ministerio de Planificación era entregado en el departamento de los Kirchner, ubicado en ese mismo edificio. El empresario Fabián De Sousa, socio de Cristóbal López, se encuentra preso por apropiación indebida de impuestos y defraudación a la administración pública.

La sospecha del fiscal es que las adquisiciones de los dos departamentos en el mismo edificio donde reside la expresidenta, que fueron realizadas por Osvaldo De Sousa, fueron "por orden, en nombre y en beneficio del entonces matrimonio presidencial, para encubrir a los verdaderos titulares y para dotar de aparente legalidad el dinero obtenido ilícitamente por los Kirchner". Stornelli también le pidió al juez que se trabe el embargo de los departamentos del edificio, ubicados en el primer y en el quinto piso.

Algunos de los personajes que integran estas operaciones son quienes también están involucrados en las causas Hotesur y Los Sauces, donde se investiga el lavado de dinero a través del pago simulado de alquileres de Cristóbal López y Lázaro Báez a las empresas hoteleras de los Kirchner.

El juez Claudio Bonadio, que instruye la causa, había allanado los dos departamentos de De Sousa, en agosto, cuando aún no había obtenido la autorización del Senado para allanar el departamento de la expresidenta, ubicado en el quinto piso. En ese entonces se secuestraron elementos, como facturas de distintos servicios. En el departamento del primer piso se hallaron facturas a nombre de Cristina Kirchner.

En el pedido de indagatoria que envió Stornelli al juez Bonadio, se exponen parte de las declaraciones de testigos que brindaron información sobre cómo fue la adquisición de los dos departamentos. Uno de ellos, Ignacio Laplacette, fue quien vendió una de las unidades a De Sousa. Laplacette indicó que compró el primer piso del edificio de Juncal y Uruguay en el año 2007, y que tuvo conocimiento de que allí tenían un departamento -en el quinto piso- Cristina y Néstor Kirchner. Según Laplacette, el encargado del edificio le dijo que el entonces matrimonio presidencial no iba nunca al departamento, pero que sí lo hacía Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor Kirchner. Este testigó declaró que en el año 2010 decidió vender el departamento y que en una oportunidad se cruzó a Muñoz en el ascensor, a quien le comentó que estaba interesado en vender su unidad.

En las anotaciones de Centeno, Muñoz es señalado como uno de los principales receptores de bolsos con dinero de coimas cuando las entregas se realizaban en el departamento de los Kirchner.

Laplacette publicó a través de una inmobiliaria la oferta de su departamento y se contactó con él una persona de nombre Marcelo Rementería, quien, en su tarjeta personal, indicaba que trabajaba para el Grupo Indalo -entonces de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa-. Cuando la operación de venta avanzó, Rementería le pidió a Laplacette que siguiera la transacción con Osvaldo Sanfelice, conocido por haber sido contador de los Kirchner, titular de la firma Hotesur y a su vez socio comercial del empresario Cristóbal López.

El día en que se escrituró la venta del departamento, Osvaldo Sanfelice -agregó el testigo- fue a firmar la escritura junto a De Sousa. La operación se concretó en efectivo y por un total de 435.000 dólares.

Con respecto a la otra unidad, ubicada en el cuarto piso, en el llamado a indagatoria se indica que fue vendida por Leopoldo Berton Moreno a Fabián De Sousa en septiembre de 2010, por un total de 450.000 dólares en efectivo.

El encargado del edificio, Julio Silva, declaró como testigo y dijo que las expensas llegaban a nombre de De Sousa, pero quien le dio las llaves de ambos departamentos fue Oscar Leiva, un abogado que vivió en el cuarto piso. Según el testimonio de Julio Silva, Sanfelice se reunía con Leiva en el cuarto piso. Leiva se encuentra procesado como miembro de una asociación ilícita y con pedido de juicio oral por la causa Hotesur, al haber sido apoderado de esa firma.

Cuando falleció Daniel Muñoz -declaró el encargado-, el quinto piso, correspondiente a Cristina Kirchner, se le alquiló a Mauro Sánchez, un abogado de La Plata. "Después, cuando la Doctora Fernández dejó de ser presidenta y volvió a vivir al departamento del quinto piso, Mauro Sánchez pasó a vivir al primer piso. De Sousa no vivió nunca allí, solo las expensas vienen a su nombre hace aproximadamente siete años", consta en la declaración.

En el pedido de indagatoria que hizo Stornelli a Bonadio, se explica: "Las adquisiciones aquí señaladas -compra de las unidades 3 y 6 del edificio de la caxlle Uruguay 1306/10 de esta ciudad- por parte de Osvaldo De Sousa, las relaciones de parentesco y vinculaciones societarias de quienes intervinieron en las operaciones de compra (Osvaldo Sanfelice y Oscar Leiva), aparecen prima facie, conforme los elementos aquí analizados, como transacciones posiblemente destinadas a encubrir al (o los) verdaderos propietarios de las unidades en cuestión; presumiblemente el matrimonio presidencial de Cristina Elizabeth Fernández y Néstor Kirchnern y/o solo de Cristina Fernández".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.