Suscriptor digital

Definen el futuro del socio de Boudou y el exdueño de Ciccone

Casación podría revocar sus excarcelaciones, como pasó con el exfuncionario
Casación podría revocar sus excarcelaciones, como pasó con el exfuncionario Fuente: Archivo - Crédito: Hernán Zenteno
Hernán Cappiello
(0)
20 de febrero de 2019  

El socio del exvicepresidente Amado Boudou , José María Núñez Carmona , se encamina a acompañar a su amigo en la cárcel de Ezeiza. También corre riego de perder la libertad el exdueño de la imprenta Ciccone Nicolás Ciccone , aunque en su caso podría acceder al arresto domiciliario por su edad y estado de salud.

La Cámara de Casación realizará hoy una audiencia para decidir si mantiene la libertad de ambos o si la revoca, como ocurrió anteayer con el exvicepresidente.

Los tres fueron condenados por el caso Ciccone como autores de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública. Boudou recibió una pena de 5 años y 10 meses de prisión, y Núñez Carmona, de 5 años y 8 meses. Ciccone fue sentenciado a 4 años y 6 meses de cárcel como partícipe necesario de la maniobra.

En el mismo juicio, Alejandro Vandenbroele , que declaró como arrepentido, fue condenado a dos años de prisión en suspenso, por lo que no fue preso. Si la condena es confirmada, deberá realizar durante tres años tareas comunitarias no remuneradas en una institución de bien público.

Boudou y su amigo fueron hallados culpables de quedarse con el 75% de las acciones de la ex-Ciccone Calcográfica, la imprenta que fabrica papel moneda.

Tras el juicio, ambos quedaron detenidos en la cárcel de Ezeiza. La prisión preventiva fue apelada ante el Tribunal Oral Federal N° 4, que rechazó el planteo. Pero al poco tiempo la integración de ese tribunal cambió y los nuevos jueces decidieron excarcelarlos hasta que el fallo quedara firme.

El lunes pasado, los jueces Gustavo Hornos, Juan Carlos Gemignani y Mariano Borinsky, que integran la Casación Penal, revocaron la excarcelación y devolvieron a Boudou al penal de Ezeiza.

Entendieron que tanto la Oficina Anticorrupción como la Unidad de Información Financiera podrían ser querellantes y pedir la prisión de los acusados, lo que no habían hecho ni el fiscal del juicio ni el de la Casación. Pero además sostuvieron que no habían cambiado los motivos para que Boudou fuera liberado y que se cernía sobre él la expectativa de cumplir la condena. También destacaron sus conexiones políticas y su poder económico como riesgos procesales y de fuga.

Hornos sostuvo que era razonable mantener la prisión preventiva. Gemignani, que revocar la excarcelación de Boudou no se trataba ya de "asegurar el eventual cumplimiento de la pena, sino de disponer su cumplimiento".

Borinsky entendió que para valorar el riesgo de fuga debía tomarse en cuenta "no solo la condena del nombrado, sino también la gravedad de los hechos de corrupción imputados", así como "la complejidad de la maniobra desplegada y la capacidad operativa del esquema organizacional".

Borinsky, Hornos y Javier Carbajo decidirán ahora sobre Núñez Carmona y Ciccone.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?