Denuncian que hubo reuniones entre Crespo, Yabrán y Al Kassar

Caviglia se presentó en la Justicia; acusaciones del ex jefe de la Fuerza Aérea
(0)
5 de junio de 1998  

El fallecido Alfredo Yabrán, el comerciante de armas sirio Monzer Al Kassar y el ex comandante de la Fuerza Aérea brigadier (R) Ernesto Crespo habrían mantenido reuniones por el plan misilístico Cóndor II, según denunció ayer el abogado Franco Caviglia ante la Justicia.

Crespo causó un cimbronazo político al negar conocer a Yabrán y a Al Kassar (sobre lo que también se informa en la página 7) y acusar al Gobierno de favorecer a Yabrán en los negocios aeroportuarios, lo cual fue oficialmente desmentido por altos funcionarios menemistas.

El ex jefe de la aeronáutica, en declaraciones al diario Clarín, responsabilizó a Antonio Erman González de haberle facilitado a Yabrán, por contrato directo, el acceso a la explotación de las concesiones de Edcadassa (depósitos fiscales), Intercargo (rampas) e Interbaires ("free shops"), atribuidas al empresario que se suicidó el 20 del mes último en Entre Ríos.

Erman González, que hoy es ministro de Trabajo, era antes de 1991 titular de Economía. Crespo deslindó su presunta vinculación con la creación de las empresas mixtas, cuyo socio privado era Yabrán, reconoció. Dijo recordar que la firma Villalonga Furlong, de Yabrán, recaló en Ezeiza por recomendación de Caritas y del ex titular de la Aduana brigadier (R) Rodolfo Echegoyen, también muerto sospechosamente luego de renunciar.

"Tienen que preguntarle al Gobierno por todo lo de Yabrán", sostuvo el ex jefe aeronáutico, quien también descargó en su sucesor en la fuerza, el brigadier general José Juliá, la vinculación con el imperio del empresario recientemente fallecido.

Esos dichos llevaron a la comisión antimafia de la Cámara de Diputados a citar para la semana próxima a Crespo y a Juliá, por la investigación que sigue a partir de los vínculos del negocio aeroportuario con empresas que habrían pertenecido a Yabrán.

Las afirmaciones de Crespo causaron inmediatas desmentidas oficiales. El ministro de Defensa, Jorge Domínguez, aclaró que Crespo, en una carta, negó que se hubiera referido al Presidente y al actual titular de Trabajo. El presidente de Caritas, el obispo de Zárate-Campana, monseñor Rafael Rey, dijo desconocer si Villalonga Furlong llegó al aeropuerto de Ezeiza por una gestión de esa entidad de la Iglesia.

En 1995, el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo denunció que Yabrán era "el jefe de la mafia enquistada en el poder". Caviglia denunció en 1991 ante la Justicia la interconexión de las empresas, cuyo fin, acusó entonces, era el contrabando, el narcotráfico y el lavado de dinero, entre otros delitos graves.

Reuniones clave

En esa causa radicada en el juzgado de la jueza federal María Servini de Cubría, Caviglia hizo ayer una ampliación de denuncia en contra de las afirmaciones de Crespo. Sostuvo que, un testigo protegido, que aportó en sobre cerrado, afirma que "existieron reuniones entre Crespo, Yabrán y Al Kassar motivadas por el desarrollo del plan misilístico Cóndor II". El Cóndor II fue desactivado en los comienzos del gobierno de Menem por presiones de los Estados Unidos.

Caviglia, quien hoy milita en el cavallismo, pidió en su denuncie que se investigue "la relación entre Yabrán y Al Kassar por intermedio del oficial de inteligencia sirio Ibrahim Al Ibrahim, quien se desempeñó hasta el estallido del narcogate como jefe de vista de Aduana en el aeropuerto de Ezeiza". Como hipótesis de investigación, Caviglia agregó que "no es sugestivo pensar que los elementos que se necesitaron interrelacionar para vender ilegalmente armas a Croacia y Ecuador necesitaron la connivencia de la estructura de la Aduana de Ezeiza, de la Fuerza Aérea, sectores del Gobierno, Yabrán y Al Kassar".

Por su parte, Cavallo sostuvo en declaraciones al diario Página 12 que "Al Kassar amenaza a Menem y le envía mensajes a través de sus declaraciones periodísticas". Al Kassar reconoció su amistad con Menem y con su familia.

Para Corach, en tanto, Al Kassar "se convirtió en la nueva estrella del ambiente de la demonología nacional". "Yo pienso que sobre este episodio se escribirán ríos de tinta" y pidió que "cualquiera que tenga algo que denunciar que lo haga ante la Justicia".

Erman González señaló que no tuvo "nada que ver" con las operaciones que le imputó Crespo.

Sostuvo que "Crespo va a tener que aclarar ante la Justicia su falta de memoria o mala intención".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.