Discursos y oradores: la novedad que aportó el banderazo del 8N

Juan Guido Paredes, un miembro de Jóvenes Pro de 27 años, fue uno de los oradores durante la protesta; "yo no me resigno a que mi salida sea Ezeiza y a no poder ser feliz en la Argentina", dijo
Juan Guido Paredes, un miembro de Jóvenes Pro de 27 años, fue uno de los oradores durante la protesta; "yo no me resigno a que mi salida sea Ezeiza y a no poder ser feliz en la Argentina", dijo Crédito: Gentileza
Inés Beato Vassolo
(0)
8 de noviembre de 2020  • 21:15

El banderazo del 8N aportó un elemento innovador a la serie de manifestaciones opositoras que se vienen sucediendo desde la llegada al poder del Frente de Todos: la protesta de esta tarde se cerró con discursos. Y no fue uno solo, sino que alrededor del Obelisco se armaron tres escenarios distintos en los que algunas agrupaciones que se presentan como apartidarias encabezaron mensajes propios hacia los manifestantes.

Con el más grande de los escenarios, Acción Conjunta Republicana -una de las principales agrupaciones que impulsó tanto este banderazo como los anteriores- captó la atención de gran parte de los manifestantes.

Alrededor de las 18, una de las referentes del grupo leyó unas palabras que, según indicó, se replicarían en las movilizaciones del resto del país.

"Vamos a marchar todas las veces necesarias hasta que la Constitución Nacional vuelva a ser letra viva. El respeto a la ley es el único camino que nos permitirá salir de la grieta y de la pobreza actual", afirmó la mujer, quien llevaba un sombrero con una vincha argentina que decía "Basta", en referencia a la consigna de la marcha.

Alrededor del Obelisco se armaron tres escenarios donde agrupaciones que se presentan como apartidarias pronunciaron discursos a los manifestantes.
Alrededor del Obelisco se armaron tres escenarios donde agrupaciones que se presentan como apartidarias pronunciaron discursos a los manifestantes. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

"Necesitamos justicia en vez de una politización de la Justicia", continuó la vocera, y concluyó: "Queremos libertad para circular, libertad para opinar, libertad de prensa. No recorten mas nuestras libertades. ¡Viva la democracia republicana!". Finalizadas las palabras, el público entonó el Himno Nacional.

Luego del discurso se sumaron al escenario algunos jóvenes, también integrantes de la agrupación, así como algunos manifestantes que se encontraban entre el público. Todos pidieron por la independencia judicial y el respeto de las libertades individuales.

Uno de ellos fue Juan Guido Paredes, un miembro de Jóvenes Pro, quien arrancó dirigiéndose al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero: "Si este no es el pueblo, ¿el pueblo dónde está?". En su exposición, este joven de 27 años destacó que "el 8 de noviembre es una fecha muy simbólica para quienes no se resignan a vivir en un país falto de oportunidades y que tiene la agenda de impunidad de la vicepresidenta". Y añadió: "Yo no me resigno a que mi salida sea Ezeiza y a no poder ser feliz en la Argentina".

Frente al escenario de Acción Republicana se reunió un grupo de autoconvocados bajo el nombre Fuerza Unidaria Argentina (FUA), quienes aseguraron asistir al Obelisco todos los sábados, desde el 25 de mayo pasado, para manifestarse en repudio a las medidas que el Estado nacional tomó frente a la pandemia. Esta vez, el reclamo se enfocó en el rechazo de la vacuna experimental para el Covid-19.

Mauricio Andrada, que se presentó como emergentólogo y adherido a FUA, mostró su escepticismo: "La vacuna no cumple con las validaciones de haber sido probada en el lote correspondiente de animales. Sin haber vacuna contra el sida, se consiguió en tiempo récord una vacuna para el Covid-19. Es extraño".

Agrupaciones que se presentan como apartidarias encabezaron mensajes propios hacia los manifestantes
Agrupaciones que se presentan como apartidarias encabezaron mensajes propios hacia los manifestantes Crédito: Alejandro Guyot

Con desconfianza, Andrada apuntó contra el Poder Ejecutivo: "El ministro de Salud, los asesores y el Presidente se contradicen acerca de la obligatoriedad de la vacuna. Aún si no es obligatoria, ¿para qué compraron millones de dosis cuando hay emergencia económica? Que piensen en cómo recuperar las fuentes de trabajo".

En un tercer escenario, hacia el sur, se nucleó una agrupación de jóvenes liberales y libertarios, con banderas amarillas de Gadsden, un típico símbolo del libertarismo. Sin un nombre que los identifique, los jóvenes pronunciaron discursos en contra de la intervención del Estado.

"Todos los problemas se deben a que tenemos un Estado demasiado presente. No necesitamos que nos dé una mano: necesitamos que nos saque la mano de encima", dijo a LA NACION Gabriel Asorey, estudiante de electromecánica.

El joven, que tiene 18 años, lamentó haberse quedado sin trabajo tras las restricciones que el Gobierno dispuso durante la cuarentena. "Trabajaba como mozo, personal de seguridad y limpieza. Me quedé sin todo eso", indicó.

El grupo de libertarios busca consolidar un partido político en el que puedan presentarse y hacer carrera política todos aquellos jóvenes que se acerquen, "sin elección a dedo", señalaron.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.