Tras una jornada de tensión e incidentes, gendarmes se unen a la protesta de los prefectos