El anuncio del reintegro de fondos adeudados a las obras sociales agrupó a varios sindicalistas