El Frente de Todos gana poder en el Consejo de la Magistratura

Con el desembarco de Gerónimo Ustarroz, el oficialismo accedería a por lo menos seis de los 13 votos del organismo que controla a los jueces; esta semana se eligen autoridades
Paz Rodríguez Niell
(0)
16 de diciembre de 2019  

El cambio de gobierno tiene una incidencia directa en el Consejo de la Magistratura, el cuerpo que selecciona y controla a los jueces, un organismo donde el poder está repartido y hoy gana terreno el nuevo oficialismo.

El Frente de Todos no tiene una mayoría clara, pero el año próximo será el bloque más fuerte por el ingreso de Gerónimo Ustarroz en el lugar que la ley le da al representante del Poder Ejecutivo. El decreto de designación de Ustarroz, hermano de crianza de Eduardo "Wado" de Pedro, va a materializar lo que ya pasa en el consejo, porque hace tiempo que Ustarroz oficia de interlocutor del grupo que hoy es nuevo oficialismo con la oposición. Hasta ahora, era asesor de De Pedro, que la semana pasada dejó su banca en el consejo para asumir como ministro del Interior.

La primera prueba de la nueva composición será la elección de autoridades (presidente, vicepresidente y presidentes de las comisiones), prevista para el próximo jueves. Los pronósticos de oficialistas y opositores indican que habrá una fórmula de consenso, integrada por dos jueces: Alberto Lugones y Ricardo Recondo. El camarista Lugones es, en la interna de los jueces, uno de los referentes de la Lista Celeste, que históricamente tuvo posiciones más cercanas al kirchnerismo que la Bordó, a la que pertenece Recondo.

Como presidente de la Asociación de Magistrados, Recondo, de pasado radical, denunció un "fuerte ataque" del kirchnerismo a la Justicia, y Cristina Kirchner, cuando era presidenta, lo criticó públicamente. Sin embargo, en los últimos tiempos Recondo construyó una buena relación con De Pedro y Ustarroz.

No está cerrado, todavía, que esta vaya a ser la fórmula que se vote esta semana. En primer lugar, porque la decisión podría postergarse si no se terminan de designar para entonces los reemplazantes de los consejeros que se van. No se oficializó aún quiénes cubrirán los lugares de la senadora Ada Itúrrez de Cappellini y de De Pedro. "Una definición está atada a la otra", dijo una fuente del oficialismo. Es probable que el lugar de Itúrrez lo ocupe Mariano Recalde. La suplente de De Pedro es Vanesa Siley. De ser elegido Recalde, es posible que ella deba dejar su lugar a un diputado que represente a otra facción del Frente de Todos.

El consejo tiene trece miembros. Cuando juren los nuevos consejeros, el oficialismo tendrá cuatro propios (Ustarroz y tres legisladores) y otros dos aliados: Diego Molea, el representante de las universidades, y el juez Lugones.

Quienes hacen la lectura más optimista para el oficialismo cuentan también como aliada a la diputada Graciela Camaño, que cuando llegó al consejo era parte del Frente Renovador, de Sergio Massa, pero en las últimas elecciones integró Consenso Federal, que llevó como candidato presidencial a Roberto Lavagna.

De todos modos, incluso si pudiera afirmarse que el oficialismo tendrá siete votos, esa mayoría no le alcanzaría para seleccionar jueces ni someterlos a juicio, decisiones que requieren dos tercios.

En el oficialismo dicen que su estrategia consistirá en "el diálogo para la construcción de consensos" de modo de tomar las decisiones con "plafón político, más allá de los votos". No van a impulsar procesos para los que no tengan los votos suficientes, anuncian.

Esto coincide con lo que dijo el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en una entrevista con LA NACION, cuando anunció que no van a impulsar el juicio político de los jueces federales a los que Alberto Fernández les apuntó durante la campaña.

Entre las decisiones que tiene pendientes el Consejo de la Magistratura están un expediente abierto contra Claudio Bonadio y la cobertura de las vacantes de juez y camaristas en Comodoro Py.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.