El Gobierno prepara el regreso del juez Eduardo Farah a la Cámara Federal

El magistrado, que pidió ser trasladado de tribunal tras el escándalo por la excarcelación de Cristóbal López en 2018, podría regresar a la Sala que ocupan Bruglia y Bertuzzi
El magistrado, que pidió ser trasladado de tribunal tras el escándalo por la excarcelación de Cristóbal López en 2018, podría regresar a la Sala que ocupan Bruglia y Bertuzzi Fuente: Archivo
Hernán Cappiello
Gustavo Ybarra
(0)
18 de agosto de 2020  • 15:12

Tras buscar el alejamiento de los jueces de la Cámara Federal Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia, el Gobierno prepara el terreno para el retorno a ese tribunal de otro magistrado: se trata de Eduardo Farah, que fue camarista allí 10 años y que se fue trasladado a un tribunal oral federal de San Martín en medio de una lluvia de críticas por haber permitido la excarcelación de los empresarios Cristóbal López y su socio Fabián de Sousa.

El presidente Alberto Fernández, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Justicia, Marcela Losardo, firmaron el pasado 11 de agosto un mensaje a la Comisión de Acuerdos del Senado para que revisen la situación del juez Farah.

Farah firmó la excarcelación de López y de Sousa junto con su colega Jorge Ballestero en marzo de 2018. Ese fallo generó una crítica reacción pública del presidente Mauricio Macri, que terminó con una denuncia contra los camaristas y presiones para su destitución. Ballestero se jubiló y Farah pidió su trasladado a otro tribunal. Primero fue a un tribunal en lo penal económico y finalmente terminó en un tribunal oral federal de San Martín.

Ahora, Alberto Fernández le pidió a los senadores que analicen el traslado de Farah, pues cuando terminó en esos dos tribunales no contaba con acuerdo del Senado. Así las cosas, el último cargo para el que Farah tenía acuerdo es el de juez de la Cámara Federal, con lo que es donde debería regresar según esta nueva interpretación.

El juez Eduardo Farah y el exmagistrado Jorge Ballestero
El juez Eduardo Farah y el exmagistrado Jorge Ballestero Fuente: Archivo

Para la mayoría del Consejo de la Magistratura, el caso de Bertuzzi y Bruglia es similar. Fueron trasladados desde un tribunal oral a la Cámara Federal, pero su acuerdo era para los tribunales orales, donde quieren hacerlos regresar. Bertuzzi y Bruglia, que como camaristas confirmaron los procesamientos de Cristina Kirchner, por ejemplo, comparten esta situación junto con otros diez jueces, incluido Germán Castelli, juez del tribunal oral que debe juzgar a la vicepresidenta.

Bertuzzi y Bruglia fueron a la Justicia para impedir sus traslados. Argumentan que la Corte fue consultada a raíz de esos movimientos y que el máximo tribunal entendió que no correspondía un nuevo acuerdo del Senado, pues ya eran jueces federales.

Presentaron un recurso de amparo que tramita la jueza María Alejandra Biotti. La magistrada pidió al Senado que no avance con el trámite para retrotraer los traslados de Bruglia y Bertuzzi a sus tribunales orales hasta tanto ella pudiera dictar un fallo relacionado con la medida cautelar. Casi contrario, su decisión se tornaría abstracta.

Pero el Senado entendió que esta orden judicial era un avance contra sus facultades y esta tarde tratará una cuestión de privilegio para desoír la indicación de la jueza y seguir avanzando.

La carta de Farah al Senado

El juez Farah, que -al igual que Ballestero- fue sobreseído en 2019 de las denuncias que se habían realizado en su contra, se presentó con una nota en la Comisión de Acuerdos del Senado en la que resalta su carrera judicial, los tres concursos que le merecieron acuerdo para ser juez en Lomas de Zamora, en Mar del Plata y finalmente en 2008 en la Cámara Federal, Sala II.

Sostuvo en esa nota que a raíz del fallo de Oil Combustibles, donde confirmó el procesamiento de los acusados, pero cambió la calificación por una menos grave, fue objeto de denuncias penales, incesantes críticas por los medios y redes sociales que pusieron en tela de juicio su honestidad. "Tomé la decisión de dar un paso al costado parar que se investigara de modo tal que la función que ejercía no fuera un obstáculo para la completa dilucidación de lo ocurrido", escribió Farah.

"Creí entonces -y el tiempo me dio la razón- que esa era la mejor forma de preservarme -y de preservar a mi familia- del ataque virulento e injusto al que fui sometido, esperando que el mismo cesara y que las investigaciones iniciadas llegaran a término", dijo Farah.

Recordó que fue sobreseído, y dijo que la Justicia acreditó que fue regular el sorteo mediante el cual intervino en la causa y que no recibió ninguna dádiva para dictar ese fallo. Y que a la larga, dijo, en diciembre de 2019 los acusados fueron excarcelados por el tribunal oral federal que entendía en el caso.

Sin pedir explícitamente que lo regresen a su antiguo cargo, Farah escribió: "Espero que las señoras y señores senadores comprendan que los motivos que me llevaron en su momento a pedir mi traslado a otra sede judicial, distinta del cargo para el que había concursado y obtenido acuerdo de ese cuerpo". Y agregó: "Quedo a la espera de la decisión que habrá de adoptar se cuerpo legislativo".

El recorrido de Farah

Eduardo Farah integró la Cámara Federal entre 2008 y 2018. En esos diez años, a raíz de las vacantes que se sucedieron en el cuerpo, hubo ocasiones en que fue suplente en las dos salas. Asumió como juez de la Sala II de la Cámara Federal en 2008. Accedió a este cargo por concurso y su decreto de designación lo firmó la expresidenta Cristina Kirchner.

Sin embargo, Farah ya había llegado a la Cámara un año antes. En 2007 había sido designado subrogante en la Sala I del tribunal. Esa subrogancia de Farah finalizó en 2016, por lo que durante ocho años se desempeñó como juez de las dos salas de la Cámara. Esto quiere decir que en ese período todas las causas de corrupción vinculadas con funcionarios nacionales pasaron por sus manos.

Eduardo Farah
Eduardo Farah Fuente: Archivo

Si bien la Sala I fue identificada por muchos años como afín al kirchnerismo, en los últimos años de la Presidencia de Kirchner Farah firmó resoluciones adversas al anterior gobierno. Entre otros fallos, declaró la inconstitucionalidad del Memorándum con Irán y votó en minoría a favor de que se abriera la investigación por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

Farah fue compañero del colegio primario de Javier Fernández, integrante de la Auditoría General de la Nación (AGN) y señalado habitualmente por los medios como operador de temas judiciales.

Farah tiene una carrera judicial que inició en 1985, como auxiliar del federal que estaba a cargo de Amelia Berraz de Vidal. A principios de los 90 tuvo su primer paso por la Cámara Federal y, en paralelo, obtuvo su título de abogado en la Universidad Católica Argentina (UCA).

Desde mediados de los '90 fue secretario de un tribunal oral penal ordinario de la Capital Federal. Pasó por los tribunales de Lomas de Zamora y en 2003 accedió por concurso al cargo de juez federal de Mar del Plata.

En 2006 se mudó a Buenos Aires para ser subrogante en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1, cargo que ocupó hasta que el Consejo lo nombró para subrogar la vacante que había dejado Horacio Vigliani en la Sala I de la Cámara Federal porteña. Tanto en su concurso para juez federal de Mar del Plata como para camarista federal Farah no recibió impugnaciones.

Su traslado desde la Cámara Federal motivó que el gobierno de Cambiemos completara las vacantes con Bruglia y Bertuzzi, que provenían de tribunales orales.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.