El operador judicial Javier Fernández quedó a cargo de la AGN

La presidencia del organismo quedó vacante el 5 de diciembre pasado y el colegio de auditores definió ahora un titular de manera interina
La presidencia del organismo quedó vacante el 5 de diciembre pasado y el colegio de auditores definió ahora un titular de manera interina Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Candela Ini
(0)
26 de diciembre de 2019  • 15:19

Mientras Pro y el radicalismo mantienen encendida la disputa por la presidencia de la Auditoría General de la Nación (AGN) -que debe ser presidida por un opositor al gobierno de turno y quedó vacante el 5 de diciembre-, el histórico operador judicial y auditor Javier Fernández se hará cargo de ese organismo de manera interina hasta que haya una definición oficial por parte de la oposición.

Según lo establecido por la Constitución Nacional, "el presidente del organismo será designado a propuesta del partido político de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso". Fernández fue designado auditor general en octubre de 2001 gracias al apoyo del bloque peronista, y fue reelegido por otros ocho años. Es el auditor más antiguo del órgano. A la par de su desempeño en la AGN, su influencia en los tribunales federales y sus lazos con el mundo del espionaje se afianzaron.

Quien presidió la AGN durante el gobierno de Mauricio Macri, el peronista Oscar Lamberto, dejó la presidencia el 5 de diciembre. Desde entonces se habló de una AGN "acéfala", pero en una sesión del colegio de auditores que sucedió a puertas cerradas, según pudo reconstruir LA NACION, se definió que Javier Fernández sea quien ocupe ese cargo y tenga la firma del organismo para aprobar designaciones y rescindir contratos, entre otras funciones.

La decisión fue consensuada por el resto de los auditores, pero previamente se emitió un dictamen desde la Secretaría Legal de la AGN, en el que, basándose en antecedentes, se consideró que quien tiene la firma del organismo en ausencia de un presidente es el auditor más antiguo. El antecedente es la renuncia de Ricardo Echegaray, el extitular de la AFIP que presidió la AGN antes que Lamberto, y que renunció al cargo envuelto en problemas judiciales. La secretaría legal que emitió el informe está a cargo de Germán Manuel Moldes, el hijo del fiscal ante la Cámara Federal porteña Germán Moldes.

"En el punto de vista del funcionamiento de la casa esto no tiene ninguna implicancia política", dijo un miembro de ese órgano que representa a la oposición. "Lo veo desde el punto de vista de que en realidad es muy provisorio y que no hay ninguna auditoría en curso con el nuevo gobierno", agregó.

Ese mismo integrante de la AGN dijo que no creyó "conveniente" generar una controversia porque se trata de una situación "muy circunstancial". Según dijeron fuentes del organismo, ya se dieron de baja decenas de contratos de planta transitoria que pertenecían a la presidencia, y hay opositores atentos a que no se nombre para esos cargos a integrantes que responderían a Javier Fernández.

Ante la consulta de LA NACIÓN, Fernández dijo: "Nunca hubiera aceptado si no hubiera tenido consenso. Yo actúo como decano por los años que tengo de auditor. La firma para aprobar las licencias o las bajas no la pongo solo yo, si no que es colegiada".

La causa cuadernos y la familia judicial

Javier Fernández quedó envuelto en un escándalo judicial el año pasado, cuando se conoció que Oscar Centeno lo había mencionado en sus cuadernos de las coimas. Según los registros del exchofer de Roberto Baratta, el domicilio de Fernández en Villa Urquiza -a quien se lo mencionó como "Javier de inteligencia"- había sido visitado por los recaudadores del exministerio de Planificación para entregar dinero.

En la misma serie de anotaciones figurabael exjuez Norberto Oyarbide, que, frente a Claudio Bonadio (el juez a cargo de la causa de los cuadernos), confesó que Fernández y [Jaime] Stiuso lo "apretaban para sacar los fallos de los Kirchner". Fernández fue entonces citado por el juez Bonadio, quien finalmente le dictó la falta de mérito. En medio de esas circunstancias, el auditor adujo estrés postraumático y pidió una breve licencia en la Auditoría General de la Nación.

A Javier Fernández le adjudican algunos críticos haber contratado en la AGN a varios parientes de jueces federales de Comodoro Py, un territorio donde, si bien él niega haber tenido injerencia, se lo menciona como "Javier", a secas, sin siquiera tener que referirse a su apellido. El operador judicial "Freddy" Lijo -hermano del juez Ariel Lijo- trabajó en la AGN, así como también la hija del juez Rodolfo Canicoba Corral, Malena, y la hija del juez Jorge "Pati" Ballestero. Allí trabaja, también, el hijo del juez federal Luis Rodríguez, compadre de Fernández. Fernández había contratado en su despacho, además, a Nelson Lazarte, el exsecretario privado de Roberto Baratta, cuando este dejó la función pública tras la salida del kirchnerismo a fines de 2015.

Mientras tanto, la oposición se debate si la presidencia de la AGN -el órgano encargado de auditar los entes centralizados y descentralizados de la administración nacional-, deberá ocuparla el auditor radical Jesús Rodríguez, el exsenador peronista Miguel Ángel Pichetto u otro radical. Dos fuentes al tanto de las negociaciones mencionaron como otro de los posibles nombres al exsenador de Pro Federico Pinedo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.