El macrismo tuvo un sorpresivo avance en las villas de la ciudad

Ganó por primera vez en la villa 31, de Retiro, y superó al FPV en otros asentamientos
(0)
3 de mayo de 2015  

Un sorpresivo y sostenido crecimiento tuvo el macrismo en las villas porteñas en las PASO del domingo pasado. Por primera vez ganó en la villa 31, de Retiro, y consiguió también victorias en las escuelas de las villas 1-11-14, de Flores, y Ciudad Oculta, de Mataderos, entre otros asentamientos.

No ganó, en cambio, en los lugares de votación más cercanos a la villa 21-24, de Barracas, donde le sacó ventajas el Frente para la Victoria (FPV), con el predominio de Mariano Recalde. Tres de las cinco escuelas en que Pro no ganó en la ciudad están ubicadas en Barracas y en ellas se impuso el kirchnerismo. Sin embargo, Pro sacó más votos en toda la comuna.

El más claro avance en las villas de la ciudad se registró en el asentamiento de Retiro. De acuerdo con los sufragios de 4026 habitantes de las villas 31 y 31 bis -tiene 40.000 habitantes, pero la mayoría son extranjeros-, Pro logró 39,2%, un punto más que el FPV.

Vale consignar que en las elecciones legislativas de 2013, el FPV había conseguido el 57% de los votos frente al 20,9% del macrismo. Incluso en 2011, en las elecciones para jefe de gobierno porteño, donde Mauricio Macri fue reelegido, Pro había sacado 24% en la villa 31 frente a un abrumador triunfo de Daniel Filmus (FPV), que logró 61,9% (habían votado 3225 personas).

Los números corresponden a los votos registrados en las mesas de cuatro colegios donde participan los habitantes de las villas 31 y 31 bis: las escuelas Bandera Argentina y Padre Carlos Mugica, que reúne al 90% de sus habitantes, y French y Beruti y Domingo Faustino Sarmiento, que concentra al resto de los votantes. En los cuatro centros de votación triunfó Horacio Rodríguez Larreta (Pro) con 895 votos; seguido por Mariano Recalde, con 867, y Gabriela Michetti, con 683.

El buen posicionamiento del macrismo en la villa 31, donde se han advertido mejoras urbanas, se había vislumbrado ya el 15 de marzo, cuando ganó en las elecciones internas de este asentamiento: impuso a consejeros afines a su partido en cinco barrios de los nueve posibles, mientras que La Cámpora y el FPV se quedaron con las manos vacías.

El padrón electoral se habilitó para 19.727 personas, de las cuales votó el 45%; otros tres ganadores fueron representantes de la Corriente Villera Independiente (reconocidos por montar un campamento frente al Obelisco el año pasado), y el cuarto, un movimiento barrial, apartidario, de la villa 31.

En total, fueron elegidos 131 delegados, la mayoría afines a Pro, aunque el sufragio no fue con boletas de cada partido. Estos delegados luego eligieron a los diez consejeros, quienes serán los referentes a la hora de reunirse con las autoridades locales y nacionales para discutir los planes de mejoras en ambas villas.

Antes de las elecciones de marzo pasado, La Cámpora tenía delegados distribuidos en todos los sectores de las villas 31 y 31 bis, y ahora sólo tiene uno en el sector Cristo Obrero, y otro en la manzana 22 del sector YPF. Y, lógicamente, no logró mayoría para contar con un consejero. Los consejeros y delegados son los que eligen quiénes harán las obras de mejoras en todo el barrio.

El domingo pasado, Pro se impuso también en los cinco centros de votación que corresponden a la villa 1-11-14, de Flores. Alcanzó entre el 43,5 y el 46,4%, según las escuelas. En tres de ellas, salió segundo el FPV, y en las otras dos, ECO postergó al kirchnerismo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.