El peronismo no K prepara como candidato porteño a Marco Lavagna

Quiere recuperar terreno en la ciudad y presentar una alternativa a Rodríguez Larreta y al kirchnerismo
Quiere recuperar terreno en la ciudad y presentar una alternativa a Rodríguez Larreta y al kirchnerismo
Mariano Obarrio
(0)
1 de noviembre de 2018  • 12:06

Una de las apuestas fuertes en el peronismo federal será desplazar al kirchnerismo del segundo lugar en la ciudad de Buenos Aires. La operación está en marcha y se prepara un lanzamiento del diputado y economista Marco Lavagna como candidato a jefe del gobierno porteño en las elecciones de 2019, con el apoyo de sectores justicialistas antikirchneristas, massistas, socialistas, progresistas y algunos dirigentes radicales porteños.

Para el próximo 22 de noviembre se está organizando un lanzamiento, en un lugar por confirmar, de todo el armado político porteño con unos 300 dirigentes del peronismo porteño.

Será encabezado por el senador Miguel Pichetto y participarán posiblemente, de acuerdo a sus agendas, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; el exdiputado y exintendente de Tigre Sergio Massa, y el mandatario de Córdoba, Juan Schiaretti. Las cuatro figuras conforman la mesa chica del peronismo federal nacional.

La base de la estructura del peronismo estará configurada por el sindicato de empleados estatales UPCN, de Andrés Rodríguez, además de sectores de los gremios municipales, los judiciales, los trabajadores de la AFIP y del personal de organismos de control (APOC). Del otro lado, con los colores del kirchnerismo porteño estarán el PJ porteño, liderado por Víctor Santamaría, que según estiman postulará como candidato al diputado Daniel Filmus.

"El propósito de mínima es ganarle al kirchnerismo en la Capital y ser la segunda fuerza porteña. Eso nos permitiría pelear un senador por la minoría, de los tres que se eligen, meter algunos de los 13 diputados nacionales en juego y varios de los 30 legisladores porteños", confió a LA NACION uno de los armadores del frente político peronista federal porteño.

"Pero no descartamos entrar en una segunda vuelta contra el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y ganar la ciudad de Buenos Aires, pese a que está políticamente muy fuerte. Hay que tener en cuenta que también tiene un desgaste por el propio gobierno nacional y hay que recordar que las elecciones porteñas se harán junto con las presidenciales", dicen cerca de quien será el candidato, Marco Lavagna.

El hijo del exministro de Economía de los gobiernos de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner considera que hay que dar fuertes señales para construir una alternativa potente frente a Macri y con una clara impronta peronista. Y una de ellas sería unificar los bloques de diputados, en los cuales el massista Frente Renovador tiene 14 bancas y el interbloque peronista no K cuenta con 35 lugares.

Un papel preponderante tomó en el armado político de la Capital Miguel Pichetto. Por un lado, conversó con los históricos dirigentes porteños que conocen como pocos todos los secretos del distrito. Entre ellos, el exjefe de la SIDE Miguel Ángel Toma y el dirigente Eduardo Rollano. Si bien estos no tienen aspiraciones electorales, participarán como armadores de alianzas con varios sectores políticos y económicos, así como en el diseño partidario.

Ellos conforman un grupo más amplio de dirigentes de larga data en el PJ que aún mantienen rodaje político, especialmente luego de que el gobierno de Macri entró en una dinámica de desgaste político y económico. Sobresalen Jorge Remes Lenicov, Humberto Roggero y Oscar Lamberto, entre otros. La idea es también sumar a ese armado al periodista Carlos Campolongo a una estructura que ya tiene como cuadros a diputados como Carla Pitiot, del sindicato de APOC, de Hugo Quintana.

"Buscamos la reconstrucción del espacio del peronismo porteño que fue comandado en los últimos años por el kirchnerismo, bajo la conducción de Santamaría y las candidaturas sucesivas de Filmus. Y convertirlo en una alternativa ganadora", señalan en esos sectores del PJ. La base de sustentación de Marco Lavagna será el Frente Renovador, por cuanto el propio Massa es su principal sostén como candidato en la ciudad.

La estrategia de Massa y de Lavagna consistirá en buscar una polarización del voto peronista porteño. La idea sería ofrecer una alternativa peronista moderada al gobierno de Rodríguez Larreta que sea preferible antes que Filmus para los sectores medios.

Buscarán seducir a los porteños descontentos con el gobierno de Macri, como alternativa más atractiva y para obstruir el acceso de Unidad Ciudadana a una segunda vuelta electoral en la ciudad. Para ello conversan con dirigentes radicales porteños que responden a Ricardo Alfonsín y a GEN de Margarita Stolbizer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?