En Chile, la fiscalía espera la apelación y que el caso se prolongue varios meses