Coronavirus en la Argentina: en el Congreso, el oficialismo toma distancia del proyecto de Fernanda Vallejos

La diputada kirchnerista propuso que el Estado tome acciones de las empresas que reciben ayudan por el impacto del coronavirus; no existe aún un proyecto de ley en ese sentido
La diputada kirchnerista propuso que el Estado tome acciones de las empresas que reciben ayudan por el impacto del coronavirus; no existe aún un proyecto de ley en ese sentido Fuente: Archivo
Laura Serra
(0)
21 de mayo de 2020  • 18:20

En el bloque de diputados del Frente de Todos, presidido por Máximo Kirchner , todos se desentienden. Ni el kirchnerismo ni los diputados más cercanos al presidente Alberto Fernández se hacen cargo de la propuesta de la diputada y economista Fernanda Vallejos para que el Estado obtenga "una participación de capital" en las empresas privadas que reciben asistencia estatal durante la pandemia del coronavirus . Se trata de una iniciativa que aún no cobró forma de proyecto de ley pero que, a priori, cosechó más indiferencia que apoyos en el Congreso.

"¿Vos viste el proyecto? Nosotros tampoco. Entonces no existe. Es la idea de una diputada, nada más", sentenció un encumbrado diputado muy cercano al presidente Fernández. "Alberto no sabe ni siquiera quién es Fernanda Vallejos", comentó otro legislador de diálogo fluido con el jefe del Estado.

En el kirchnerismo también primó la cautela. Aunque en 2017 fue la primera candidata a diputada nacional por en la boleta que llevó como candidata a senadora a Cristina Kirchner, en las usinas kirchneristas también se despegaron de la idea de Vallejos y evitaron respaldarla explícitamente. Un contraste llamativo con el proyecto para gravar las grandes riquezas, una bandera de Máximo Kirchner que el Instituto Patria y La Cámpora hicieron suya.

"Tal vez sea un proyecto viable, en todo caso deberían ser las empresas las que definan si quieren que el Estado forme parte de su capital accionaria", opinó ayer el senador Mariano Recalde.

De la mano de Cristina

Si bien Vallejos ingresó a la Cámara de Diputados de la mano de Cristina Kirchner, lo cierto es que la economista no forma parte del entorno más cercano de colaboradores de la expresidenta; de hecho, si bien ella aspiraba a presidir este año la Comisión de Presupuesto tras pagar dos años de "derecho de piso" como diputada, Máximo Kirchner optó por Carlos Heller, quien acababa de aterrizar como diputado nacional en reemplazo del actual ministro Juan Cabandié.

Para no desairarla, el jefe del bloque del Frente de Todos la premió con la presidencia de la Comisión de Finanzas, una comisión de segundo orden. No fue un trago fácil de digerir para Vallejos, a quien todos reconocen su capacidad técnica pero, al mismo tiempo, algunos le cuestionan su verborragia radicalizada.

En efecto, no es la primera vez que Vallejos llama la atención con sus dichos. Fue quien, con más énfasis, propuso que el Congreso investigue el origen de la deuda externa que dejó el gobierno macrista, lo que desató el fuerte enojo de sus pares de Juntos por el Cambio. Vallejos, en rigor, no hizo otra cosa que hacer suya la postura de quien fuera su mentor, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, con quien supo trabajar en el área de Cuentas Nacionales durante su gestión al frente del Ministerio de Economía.

Fue Kicillof quien acercó a Vallejos a Cristina Kirchner; previamente, Vallejos supo integrar la agrupación La Gran Makro con otro exministro de Economía, Amado Boudou, y no dudó en defenderlo, en plena campaña proselitista de 2017, frente a las acusaciones de corrupción que lo acechaban.

"Boudou es un perseguido político como Yrigoyen, Perón, Evita, Néstor y Cristina Kirchner", lanzó la verborrágica candidata para incomodidad de Cristina Kirchner y el resto de sus compañeros de lista.

Vallejos, consciente de la polémica que desató su propuesta para que el Estado se quede con acciones de las empresas privadas a las que asiste en el marco de la pandemia del coronavirus, aclaró en por ahora sólo se trata de una idea y que, antes de presentar un proyecto de ley, estudiará las distintas alternativas.

"Hay un enorme prejuicio ideológico", se lamentó la diputada durante una entrevista televisiva. "He leído y escuchado barbaridades que no tienen ningún sentido. He escuchado expropiación, confiscación, control, quedarse con las empresas, la capitalización de las empresas no tiene nada que ver con eso", declaró y sostuvo que en la Argentina, por medio del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, "ya tiene participación accionaria en muchas de estas empresas y no apareció ningún cuco en todos estos años".

"Es un mecanismo usual, de mercado, que las empresas modernas utilizan muchísimas veces para conseguir capitales. En este caso quien estaría invirtiendo para inyectar capitales en estas empresas que están en dificultad es el Estado, es un mecanismo de protección", enfatizó Vallejos.

Desde el Gobierno, los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Educación, Nicolás Trotta, mostraron cierta simpatía con la propuesta. "Resulta interesante", expresó Moroni. "El Estado tiene que tener participación en el sector productivo", expresó Trotta. En la Cámara baja, sin embargo, la idea no generó demasiados apoyos por ahora, al menos explícitos. Un dato no menor es que el proyecto que propone gravar a los grandes patrimonios, que será presentado por Heller y que recibió el respaldo contundente del presidente Fernández, excluirá, expresamente, a las empresas. Así fue acordado con la Casa Rosada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.