Es engañoso afirmar que un diputado y un senador argentino "cuestan" 2 y 10 veces más que uno español

Crédito: Reverso
Reverso
(0)
21 de septiembre de 2019  • 15:47

Tras una participación del economista Roberto Cachanosky, de los diputados Daniel Arroyo (Red por Argentina) y Victoria Donda (Somos) y del senador Esteban Bullrich (Cambiemos) en el programa "A Dos Voces" -del canal de noticias de cable TN-, comenzó a circular en redes sociales un fragmento de esa emisión, correspondiente al 18 de septiembre último, en la que el economista compara cuánto cuesta a cada Estado un legislador argentino y uno español, junto al texto: "ROBERTO CACHANOSKY 'CADA SENADOR ARGENTINO CUESTA 10 VECES LO QUE CUESTA UNO ESPAÑOL'" (sic). Según pudo comprobar Reverso, esto es engañoso.

El economista tomó los presupuestos totales de las dos Cámaras de ambos países -que son más altos en la Argentina que en España- y los dividió por la cantidad de legisladores que tiene cada una y por los meses del año. Pero, según los expertos, esto no es metodológicamente correcto. De acuerdo con datos oficiales recopilados por Reverso, un diputado y un senador cobran menos que sus pares de España.

En Facebook, los primeros posteos se publicaron el mismo día del programa y tuvieron más de 11 mil compartidos y más de 200 mil reproducciones, según los datos de las publicaciones. El fragmento circuló también por Twitter, donde tuvo más de 5.500 retuits y llegó al número de WhatsApp de Reverso (+54 9 11 31823655) para ser verificado.

El cálculo de Cachanosky no representa "lo que cuesta un legislador"

En el video viral, Cachanosky -economista recibido en la Universidad Católica Argentina- dijo: "La Cámara de Diputados en la Argentina tiene un presupuesto de ?150 millones, ¿sí? Eso significa que cada diputado cuesta ?49 mil mensuales. ¿Sabés cuánto es en España, que tiene la misma población? Esto lo pueden sacar si quieren, acá está: Presupuesto, página 16, tipo de cambio de hoy, tiene un presupuesto de ?91 millones. Y acá cuesta cada diputado dos veces más en euros de lo que cuesta un diputado en España, que tiene la misma población".

Además, agrega: "Te vas a la Cámara de Senadores: el presupuesto es de ?148 millones. Vamos a ponerlo rápido: acá te sale cada senador ?171 mil mensuales, contra ?17.500 euros que cuesta un senador en España. O sea diez veces más caro. Muchachos, lloren por los pobres, pero empiecen a mirar por acá".

Cachanosky no respondió ante la consulta de este medio, pero durante el programa señaló que se basaba en fuentes oficiales de los Congresos de la Argentina y España, algo que Reverso confirmó. El economista tomó los presupuestos totales (en euros) de las dos Cámaras de los dos países -que efectivamente son más altos en la Argentina que en España- y los dividió por la cantidad de legisladores que tiene cada una (La Argentina tiene 257 diputados y 72 senadores. España 350 diputados y 265 senadores) y por los 12 meses del año.

Es correcto que la Argentina y España tienen poblaciones similares. En la Argentina viven 44,9 millones de personas y en España 46,9 millones.

Sin embargo, este cálculo no representa "lo que cuesta un diputado o un senador" en cada país. Gustavo Sibilla, director de Investigaciones de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP), dijo a Reverso: "Dentro del presupuesto de los programas de formación y sanción de leyes, hay gastos que no son atribuibles a los diputados, los senadores o sus colaboradores, en forma directa. En esos programas se encuentran también los salarios del personal permanente del Poder Legislativo y los gastos de funcionamiento e inversión de la estructura parlamentaria. Es decir, existen gastos fijos que se harían en forma independiente del número de diputados o senadores que haya en cada cámara o de la cantidad de leyes sancionadas. Prorratear estos últimos conceptos entre el total de legisladores podría ser aceptable para obtener un indicador global de orden referencial, pero el cálculo debe presentarse con cuidado para no confundir el volumen de recursos que efectivamente administra un diputado o senador. Si bien el gasto parlamentario debe ser examinado y seguramente optimizado, existe mucha pirotecnia y poca rigurosidad en los análisis que se realizan en los medios de comunicación sobre este tema".

Efectivamente, los presupuestos de las Cámaras del Congreso argentino consideran en el total a otros empleados además de los legisladores y también erogaciones de otros bienes y servicios relacionados con el edificio y el funcionamiento de las Cámaras. En España ocurre lo mismo (ver acá y acá).

Sobre el presupuesto para el funcionamiento total de la Cámara baja (uno de los que toma Cachanosky para dividirlo por la cantidad de bancas), en la Secretaría Administrativa de la Cámara de Diputados de la Nación resaltaron que incluye salarios y todo lo que atañe al funcionamiento de la institución. "Es decir, obras, mantenimiento de ascensores, la limpieza de los edificios, la seguridad, la renovación de las computadoras, la telefonía, la orquesta, el canal Diputados TV, la luz, el gas, los impuestos que se pagan a la AFIP, el café, todo", dijeron a Reverso. En España ocurre lo mismo con otros rubros.

Un legislador argentino cobra menos en euros que uno español

El sueldo de los diputados y senadores argentinos está compuesto por cuatro ítems. En primer lugar, cobran una dieta o "salario básico", que se actualiza por las paritarias de los empleados legislativos nucleados en la Asociación de Personal Legislativo (APL); luego están los "gastos de representación" (viáticos para comidas o alquilar un departamento o pagar noches de hotel cuando vienen de sus provincias a legislar a la Capital Federal), monto fijo determinado por las Presidencias de la Cámaras (que actualmente es de $20 mil); un plus por "desarraigo", equivalente al 14,12% de la suma de su dieta y gastos de representación, que cobra la mayoría de los miembros de ambas Cámaras (los que viven a más de 100 kilómetros del Palacio del Congreso); y una suma extra en concepto de movilidad, que en el caso de la Cámara de Diputados es de $30 mil en efectivo (siempre que no den uso a los pasajes disponibles; si eligen pasajes, no la cobran) y en el Senado es de hasta $70 mil (también, siempre que no usen los tramos).

En el caso de España, los diputados y senadores de ese país también tienen un sueldo compuesto por más de un ítem, como se puede ver en esta nota de Newtral, medio español dedicado al fact-checking, que brinda datos que Reverso corroboró.

El ingreso de un legislador en España se compone de la asignación (el equivalente a la dieta), una "indemnización por residencia" y los "complementos por cargos" (por ejemplo, presidir una comisión). Estos complementos no existen en el parlamento argentino, según pudo verificar este medio al consultar a la Secretaría Administrativa de la Cámara de Diputados de la Nación. Es decir que los 257 diputados y los 72 senadores argentinos cobran lo mismo. En cambio, los complementos en la Cámara de Diputados española van desde los ?9.600 mensuales para quien ocupe la presidencia de la cámara hasta los ?739 para un portavoz adjunto de una comisión. Además, ambas Cámaras reembolsan los gastos de transporte en aviones, trenes, autos o barcos, directamente a la empresa que brindó el servicio y no al legislador (ver acá y acá).

Entonces, al tener en cuenta estos ítems y siguiendo la comparación en euros de Cachanosky, un diputado nacional argentino tiene un sueldo de ?4.478 brutos (al tipo de cambio oficial del 18/09/2019), mientras que uno español percibe más: ?4.903 brutos. A esto deben sumarse los "complementos por cargos" y los gastos de movilidad, por esto la diferencia es mayor.

En cuanto al Senado, un senador argentino tiene un sueldo de ?5.118 brutos, mientras que uno español de ?4.901 brutos, pero si se agregan los "complementos" y los gastos de movilidad el monto del legislador español es superior al del senador argentino.

Además, a diferencia de los legisladores argentinos, los españoles cobran 14 sueldos mensuales y no 12 como ocurre en la Argentina. Eso se debe a que en España los diputados y senadores reciben un aguinaldo completo en junio y otro en diciembre, mientras que en nuestro país los diputados y senadores no cobran aguinaldo, según pudo comprobar Reverso al consultar a la Secretaría Administrativa de la Cámara baja, a diputados y a senadores nacionales, además de acceder a recibos de sueldos del mes de julio último, en que el Sueldo Anual Complementario (SAC) no figura.

Así, el sueldo anual en euros de un diputado argentino es de ?53.743 brutos, mientras que el uno español es de ?68.642 (sin complementos y gastos de movilidad). En el caso de los senadores ocurre lo mismo: uno argentino percibe un salario anual de ?61.419 y uno español de ?68.621 (sin complementos y gastos de movilidad).

Crédito: Reverso

"El sueldo neto de un legislador nacional en la Argentina es inferior en dólares a la asignación de base para los legisladores nacionales en España", señalaron a este medio desde la ONG Directorio Legislativo, especialista en temas legislativos en América Latina.

De esta manera, el cálculo viral de cuánto cuestan los legisladores argentinos, en comparación con los españoles, es engañoso si se toman los presupuestos totales de ambas cámaras de Argentina y España.

Por Matías Di Santi, Lucía Martínez y Juan José Domínguez

Edición: Laura Zommer y Elodié Martínez

Esta nota es parte de Reverso, el proyecto periodístico colaborativo que une a más de 100 medios y empresas de tecnología para intensificar la lucha contra la desinformación durante la campaña. Las vías de contacto para sumarse son: por mail a info@chequeado.com, por WhatsApp y /ReversoAr en todas las redes.

Por: Reverso
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.