Fernández avaló a un comisario rebelde

El ministro intervino en una pelea gremial
Marcelo Veneranda
(0)
12 de diciembre de 2009  

El conflicto sindical por las elecciones fraudulentas en la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) tomó un nuevo giro ayer, luego de que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, avaló la acción de un comisario de la Policía Federal que el jueves pasado había incumplido una orden del juez José Sudera.

Según consta en el acta labrada por la Justicia, el magistrado intentaba ingresar en el gremio para poner en funciones a las autoridades de la lista Celeste, opositora de la conducción Verde, que lidera Ricardo Fresia, un aliado de la embajadora en Venezuela, Alicia Castro, cuando el comisario José Luis Villamayor lo descolocó:

-Dice el jefe de Gabinete, doctor Aníbal Fernández, que lo llame.

-No. Soy un juez nacional, no corresponde -replicó Sudera.

-Tengo directivas -insistió el policía.

-Bueno, yo le imparto otra: franquéeme el acceso al inmueble.

La fortaleza de las "directivas" recibidas desde el Gobierno quedó en evidencia inmediatamente. El comisario no ingresó en el gremio como se lo pidió el juez. Se limitó a golpear "reiteradamente" la puerta, según el acta.

Aníbal Fernández avaló ayer la actuación de Villamayor y calificó de "despropósito" la actitud del juez. Con todo, sostuvo que no instruyó al comisario para que invitara al juez a llamarlo telefónicamente. "Yo no tenía ningún interés en hablar con él", declaró ayer en una entrevista radial. También afirmó que el Gobierno había ordenado que no se acatara la orden judicial.

"Lo que yo le dije al jefe de la policía (es) que nosotros no vamos a cumplir esa orden", enfatizó, para explicar luego: "El límite de la obediencia en términos de decisiones judiciales es la Constitución". Fernández argumentó que el Ministerio de Trabajo resolvió nombrar un delegado normalizador en el gremio (decisión anulada por la Justicia) y que el mandato de la lista Celeste estaba vencido, por lo que correspondía llamar a elecciones.

En rigor, la lista opositora Celeste fue declarada ganadora de las elecciones de 2006 por un fallo de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, que entendió que hubo fraude en el recuento de votos que se realizó en 2007, en el que resultó ganadora la lista Verde, de Fresia. El fallo llegó el 17 de noviembre pasado, unos días antes de que, en una nueva elección en la que no participaron los "celestes", la lista Verde se alzó con el 79% de los votos.

En las últimas semanas, la jueza laboral Beatriz Ferdman ordenó sin éxito poner en funciones a la lista Celeste y hasta intimó a Trabajo para que cumpliera el fallo de la Cámara. Tras ser recusada en reiteradas oportunidades, el caso fue tomado el miércoles pasado por Sudera, que tampoco pudo ingresar en el gremio y, según consta en el acta, fue insultado y amenazado por individuos "no identificados".

Fuentes del Ministerio de Trabajo descartaron que se haya "desautorizado cualquier decisión judicial" y que el delegado normalizador fue designado en función de la acefalía en el gremio "para que desarrolle un proceso electoral rápido y transparente".

Ayer, LA NACION pudo comprobar que la sede del gremio permanece cerrada, a la vez que custodiada por afiliados de la lista Verde que exigen que se cumpla con la voluntad de los últimos comicios. Junto con ellos se halla ba un grupo de 15 fornidos individuos identificados con camperas del Sindicato de Guincheros y Maquinistas de Grúas. Dijeron que estaban para "defender a las azafatas" y que nada tenían que ver con el "apriete al juez".

El gremio disidente señala a Tomada

  • Los abogados de la lista Celeste presentarán este lunes una denuncia contra el Ministerio de Trabajo por "desobediencia" al fallo judicial que ordenó poner en funciones a la lista opositora del gremio de aeronavegantes. Con el Gobierno involucrado en la interna gremial, planean buscar también el apoyo de la Asociación de Magistrados y de la oposición en el Congreso.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.