Finalmente, el Gobierno envió a los gendarmes a Córdoba

Los efectivos de seguridad llegaron ayer, después de los disturbios de los días anteriores; Berni se reunió con De la Sota y se mostró dispuesto a cooperar
Orlando Andrada
(0)
7 de diciembre de 2013  

CÓRDOBA.- Recién 48 horas después de la convulsión social que vivió Córdoba por la huelga policial y la ola de saqueos, los gobiernos nacional y provincial se pusieron de acuerdo para el envío de tropas de Gendarmería con el fin de prevenir eventuales nuevos episodios delictivos. Anoche, los gendarmes comenzaron a desplegarse en puntos estratégicos.

A su vez, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien en días previos criticó al gobierno de José Manuel de la Sota, por la situación, arribó a Córdoba para coordinar las acciones de Gendarmería.

"Los gendarmes actuarán junto a la policía de Córdoba en tareas de prevención de episodios de vandalismo, o acciones que puedan alterar la paz social en la ciudad, que se está recuperando después de los recientes saqueos", informó en un comunicado el gobierno de José Manuel de la Sota.

Por conveniencia mutua, luego de sucesivas idas y venidas, De la Sota y el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, llegaron a un "acuerdo" para el envío de 2000 gendarmes "para restablecer la paz social tras el conflicto policial y los saqueos", según la versión oficial.

Durante las horas de máxima tensión en Córdoba, entre la noche del martes y la madrugada del miércoles, ambas administraciones políticas entrecruzaron culpas y reproches sobre la demora en movilizarse los efectivos para proteger a los ciudadanos que eran azotados por las turbas de delincuentes.

Fruto de ello, ambos gobiernos quedaron políticamente malparados y ahora buscaron lavar parte de la culpa frente al caos que afectó a los cordobeses.

De la Sota y Capitanich bajaron los decibeles del enfrentamiento político en procura de que no se produzcan nuevas rispideces cuando mantengan la reunión el martes próximo en la Casa Rosada.

Por la mañana, en su encuentro con la prensa, Capitanich manifestó: "Hemos tenido muchísimas conversaciones con De la Sota ayer, se estableció un canal formal y se solucionó el tema" del traslado de tropas.

"Ningún cordobés puede sentirse indefenso, en virtud del cumplimiento de las normas correspondientes. Ayer hemos tenido diálogo [con la provincia], comunicación formal, efectiva y, a partir de ahí, una planificación para trabajar", enfatizó.

Berni mantuvo un encuentro formal con De la Sota en el Centro Cívico para evaluar la situación. Antes del encuentro manifestó que venía a "ponerse a disposición de lo que necesite la Provincia, ver cuáles son los requerimientos y así formular un plan de trabajo".

Allí quedó acordado que el centro de operaciones de los gendarmes será el estadio de fútbol Mario Kempes.

La gobernación expresó que "De la Sota tomó esta decisión" de traer la Gendarmería "en virtud del cúmulo de tareas que se encuentra desempeñando la policía local" en la captura de saqueadores y la recuperación de elementos robados. Hasta anoche, había unos 170 detenidos y abundante cantidad de mercadería rescatada.

También destacó: "La cooperación de Gendarmería en la protección de objetivos prefijados, en el patrullaje urbano y en la prevención de acciones delictivas, será de inestimable utilidad, y llevará más tranquilidad a los habitantes de la ciudad de Córdoba".

Lo cierto es que, más allá de las expresiones oficiales, hasta anoche persistía en los barrios el temor de eventuales nuevos saqueos.

Esa sensación fue mayor anteanoche cuando grupos de vecinos se alarmaron por versiones sobre el movimiento de presuntos saqueadores.

En defensa propia salieron a las calles provistos de armas de fuego, palos y otros elementos y cortaron esquinas con barricadas, al tiempo que los comercios cerraban anticipadamente sus locales.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.