FinCEN Files: un financista de Suiza de "la ruta del dinero K" trabajó para un clan chavista

El pueblo de Caslano, emplazado en Ticino, cantón al sur de los Alpes
El pueblo de Caslano, emplazado en Ticino, cantón al sur de los Alpes Crédito: Shutterstock
Iván Ruiz
Maia Jastreblansky
Hugo Alconada Mon
(0)
22 de septiembre de 2020  • 03:36

Cuando la Justicia argentina reclamó su extradición para investigarlo por "la ruta del dinero K",Néstor Marcelo Ramos vivía en un pueblito suizo de Ticino, un cantón al sur de los Alpes donde se habla italiano. Rodeado de cientos de oficinas bancarias, el lugar es muy apreciado por los hombres de negocios, que encuentran allí un combo inmejorable: oportunidades financieras, una tranquilidad inimaginable y un paisaje soñado.

Ramos nació en Córdoba, pero se mueve con pasaporte italiano. Tiene 57 años y pasó las últimas dos décadas como residente suizo. El juez federal Sebastián Casanello dio por probado que su firma insignia, Helvetic Service Group, funcionó como fachada para que el empresario Lázaro Báez blanqueara US$33 millones a través de la financiera conocida como "La Rosadita".

Los FinCEN Files revelan ahora que, así como le ofreció su ingeniería financiera al constructor favorito de los Kirchner para ocultar y lavar dinero, Ramos también le prestó sus servicios a un grupo empresario venezolano que acumuló negocios multimillonarios con el chavismo. El abogado cordobés figuró como "accionista nominal" y director de Sarleaf Limited, una firma creada por la familia Ceballos, un clan dedicado a la industria de la construcción y la obra pública, y sospechado de actos de corrupción en Venezuela.

Los Ceballos buscaron resguardar su fortuna de los avatares venezolanos, donde el chavismo avanzaba con las expropiaciones. Inscripta en Londres, en 2007, los documentos demuestran que Sarleaf Limited se usó para preservar fondos millonarios provenientes de contratos por viviendas sociales en Venezuela, según consta en los FinCen Files, la investigación global basada en más de 2.100 reportes de actividades sospechosas presentados por los bancos ante la unidad antilavado de los Estados Unidos, que obtuvo BuzzFeed News y compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

La "pantalla"

Néstor Marcelo Ramos
Néstor Marcelo Ramos Fuente: Archivo

El dinero depositado en una cuenta bancaria a nombre de Sarleaf Limited provino de un plan de viviendas subsidiadas en San Francisco de Yare, una pequeña localidad a 75 kilómetros de Caracas. Los edificios tipo "monoblock" construidos por los Ceballos conservan una señal inconfundible: tienen pintados los ojos de Hugo Chávez en su fachada. Conocido como "Gran Misión Vivienda", había sido una de las promesas más ambiciosas del fallecido presidente, pero el programa quedó envuelto en sospechas de corrupción.

La sucursal en Miami del banco Espirito Santo alertó sobre transacciones sospechosas por US$262 millones entre abril de 2013 y enero de 2014. En los reportes que remitió a la unidad antilavado estadounidense, el banco identificó a Alejandro Jesús Ceballos Jimenez -el magnate que lidera los negocios familiares- junto a su madre, Maura Betty Jimenez de Ceballos, y a cuatro de sus hermanos. A todos ellos se los identificó como los beneficiarios finales de Sarleaf Limited, es decir, como sus verdaderos dueños en secreto, detrás de la "pantalla" de Ramos.

En esos reportes, Espirito Santo Bank también consignó los nombres de otros cinco abogados residentes en Suiza que figuran como "accionistas nominales" de Sarleaf Limited. Entre ellos, el argentino Javier Martín Vanella, sobrino de Ramos y representante legal de Helvetic Service Group en Argentina.

El banco entendió que los fondos de Sarleaf podían provenir de eventuales actos de corrupción en Venezuela. Incluso, sus oficiales redactaron un listado de elementos que le resultaron sospechosos: "La fuente de los fondos derivados de los pagos del gobierno venezolano; posible participación en corrupción pública extranjera; uso inusual de múltiples cuentas; fondos enviados a jurisdicciones de alto riesgo; documentación cuestionable o aparentemente falsa y prensa negativa sobre los propietarios (nominales y reales)".

Los edificios de viviendas sociales construidos por los Ceballos
Los edificios de viviendas sociales construidos por los Ceballos

En sus reportes, también consignó que el gobierno de Venezuela era el principal cliente de Sarleaf Limited. Entre las agencias que contrataron a esa sociedad aparecían la petrolera estatal venezolana (PDVSA) y el programa creado para combatir la pobreza "Misión Che Guevara".

Esos fueron apenas dos ejemplos de una relación prolífica entre el clan Ceballos y el gobierno chavista. Durante la presidencia de Chávez, la familia ganó decenas de contratos para construir escuelas, plantas de agua y otros proyectos, como la renovación del Poliedro de Caracas.

Con la asunción de Nicolás Maduro, los Ceballos conservaron sus lazos con el poder al punto de consolidarse como "boliburgueses", parte de la burguesía bolivariana.

El destino de los fondos

Los oficiales de cumplimiento antilavado del banco sospecharon no sólo del origen de los fondos que llegaban a la cuenta de Sarleaf Limited, sino también de su destino. La filial del banco en Miami trató de verificar si las transferencias de Sarleaf eran legítimas, pero no lo logró.

Pocos días después de su acreditación, salieron US$97 millones de la cuenta de Sarleaf Limited que se transfirieron a otras cuentas de la familia Ceballos. Por ejemplo, US$20 millones se remitieron a Sidon Enterprises, una sociedad offshore en las islas Vírgenes Británicas, y otros US$22 fueron para la firma panameña Wexford Services.

Los documentos confidenciales muestran también una transferencia de Sarleaf Limited por US$75.000, en 2013, a la propia Helvetic Service Group, la misma sociedad de Ramos que sirvió de vehículo financiero para las operaciones de Lázaro Báez.

ICIJ consultó al abogado de Ramos en Suiza, John Dell'Oro, sobre las transferencias sospechadas de Sarleaf. "Dado que el señor Ramos brindó servicios fiduciarios, considera que la información específica está cubierta por el secreto profesional. Nunca brindó servicios financieros, por lo que no participó directamente en ninguna transacción de pago y no sabe nada al respecto", respondió.

Hoy, Helvetic Services Group está en proceso de liquidación, según consta en los registros oficiales. Pero Ramos no fue extraditado a Buenos Aires. Un fallo del 13 de febrero pasado de la Oficina Federal de Justicia suiza concluyó que las condiciones de los lugares de detención en la Argentina "son preocupantes". Además -detalló el fallo- Ramos sufre un cáncer severo y para las autoridades helvéticas su extradición pondría en peligro su salud.

Los ojos de Chávez en las viviendas sociales
Los ojos de Chávez en las viviendas sociales

El diario suizo 20 Minuti fue el único que logró dialogar con Ramos. "Nunca he conocido a ese hombre", declaró Ramos, en alusión a Báez, en junio de 2016, luego de que se destapara el escándalo por "la ruta del dinero K". Los periodistas lo describieron como "un abogado de profesión y consultor financiero" que "monta un scooter y hace parrilladas en el jardín mientras tiene una orden de arresto internacional".

Para entonces, en Venezuela, el proyecto de construcción de viviendas populares fue investigado por el gobierno venezolano y se encontraron "irregularidades" en su financiamiento. Un informe concluyó que Sarleaf había cobrado de más por su trabajo. En agosto, ICIJ le envió un cuestionario a Ceballos. Pero tras pedir dos prórrogas para ofrecer su versión, manifestó que no podía acceder a ciertos documentos debido al confinamiento en Caracas por el coronavirus. "Reitero mi consideración a los periodistas, su valentía y su ética, siempre y cuando su trabajo se guía por el respeto a la verdad", respondió.

The Wall Street Journal, en tanto, informó en 2015 que las autoridades de Estados Unidos investigaban la oficina en Miami de Espirito Santo por supuesto lavado de dinero vinculado con Venezuela. Envueltos en sospechas, las autoridades del Espirito Santo finalmente disolvieron el banco.

Ramos, a todo esto, continúa en el pueblito suizo.

Con la colaboración de Patricia Marcano Meza (Armando.Info).

Con la colaboración especial de Ricardo Brom (LA NACION Data).

El equipo argentino que trabajó FinCEN Files con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación está integrado por Maia Jastreblansky, Iván Ruiz, Ricardo Brom y Hugo Alconada Mon por el diario LA NACION, junto a Mariel Fitz Patrick (Infobae), Sandra Crucianelli (Infobae) y Emilia Delfino (Perfil).

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.