Fue destituido el juez federal Galeano

El Jurado de Enjuiciamiento removió por "mal desempeño" al magistrado que investigó el atentado durante diez años
(0)
4 de agosto de 2005  

Desde las 12.13 de ayer, Juan José Galeano ya no es juez. El magistrado federal que tuvo diez años a su cargo la investigación del atentado a la AMIA, el hecho terrorista más grave perpetrado en la Argentina, fue destituido por el Jurado de Enjuiciamiento con el voto unánime de sus miembros.

El cargo que definió la remoción de Galeano por mal desempeño fue el pago "oculto e ilegal" de 400.000 dólares al desarmador de autos Carlos Telleldín para que cambiara su declaración en la causa y comprometiera a un grupo de policías bonaerenses. Todos los miembros del Jurado coincidieron en que el juez fue responsable de esta transacción ilegal.

"En el proceso se ha demostrado que Juan José Galeano intervino en la preparación, negociación y organización de un pago oculto e ilegal", afirmó el Jurado en su fallo y, categórico, advirtió: "Desde esta perspectiva, no existen diferencias entre admitir la tortura para obtener una declaración o pagar para lograr el mismo resultado. La ínsita ilegalidad que contienen estos casos es igual".

La lectura del veredicto se produjo minutos después de las 12 en el mismo salón del Palacio de Tribunales en el que tuvo lugar, hace 20 años, el juicio a las juntas militares. Galeano, consciente de que sería removido, siguió la definición del juicio desde su casa.

La sala estaba llena. Entre las casi cien personas presentes, numerosos integrantes de la agrupación Memoria Activa seguían los detalles de la audiencia con una mirada de aprobación. Desde la segunda fila, impasible, escuchaba el fallo el ex comisario Juan José Ribelli, que pasó ocho años preso acusado por Galeano y fue absuelto el año pasado en el juicio oral. No había, en cambio, ninguna de las actuales autoridades de la DAIA ni de la AMIA.

El fallo se refirió, uno por uno, a los 13 cargos que el Consejo de la Magistratura le imputó a Galeano por su intervención en la investigación del atentado en el que murieron 85 personas y por el que no hay detenidos.

El pago ilegal al desarmador de autos y las filmaciones "subrepticias" de las entrevistas del juez con Telleldín para cerrar el pacto fueron calificados como causales de remoción por todos los miembros del Jurado.

En tanto, por mayoría de seis jueces, también se consideró que Galeano incurrió en "mal desempeño" cuando autorizó a la abogada de la DAIA, Marta Nercellas, a entrevistarse con Alberto Huisi, acusado de integrar la denominada "conexión local", con micrófonos escondidos, para grabar al detenido sin su consentimiento. Eso, según el Jurado, "violentó el derecho de defensa y de debido proceso legal".

El resto de los cargos fue rechazado; la mayoría, por unanimidad. Entre ellos, la creación de una investigación secreta y paralela, la destrucción de pruebas, el abandono de pistas, la intervención indebida de teléfonos y la detención ilegal de un imputado. En algunos, el Jurado entendió que no había pruebas suficientes de mal desempeño; en otros, que se referían a decisiones jurisdiccionales que el Jurado no podía revisar.

El cuerpo que removió "con costas" a Galeano del juzgado federal número 9 estuvo integrado por el vicepresidente de la Corte Suprema, Augusto Belluscio, y por Enrique Basla, Sergio Gallia, Manuel Baladrón, Eduardo Roca, Ernesto Sagués, Ramiro Puyol, Jorge Agúndez y Manuel Moreira.

Con esta sentencia, Galeano perdió sus fueros y podría ser detenido en la causa penal en la que el juez Claudio Bonadío investiga los presuntos delitos cometidos en la instrucción de la causa AMIA (ver Pág. 7). El ex magistrado fue citado como imputado.

Ayer, tras la audiencia, los miembros del Consejo de la Magistratura que oficiaron de fiscales, Beinusz Szmukler y Marcela Rodríguez, festejaron una sentencia esperada. "Era evidente que había cargos que tenían que salir por unanimidad", dijo Szmukler, disconforme por las imputaciones rechazadas. "No poder analizar el contenido de las sentencias es como decir que no se puede juzgar a un médico por cómo opera", protestó. Sin embargo, su balance fue positivo. "Lo importante es que se lo removió -concluyó-. En un Estado democrático, Galeano tenía que dejar de ser juez."

La defensa, sin embargo, no se resigna. "Esta es una instancia. Seguiremos adelante", dijo a LA NACION el abogado de Galeano, Mariano Maciel, que prepara un recurso extraordinario para que la Corte reconsidere el caso.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?