Gerardo Morales: "Las PASO debieran posponerse al menos un mes y ser optativas para los partidos"

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quiere posicionar al radicalismo para disputarle el protagonismo a Pro dentro de Juntos por el Cambio
El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, quiere posicionar al radicalismo para disputarle el protagonismo a Pro dentro de Juntos por el Cambio Fuente: Archivo - Crédito: Archivo
Laura Serra
(0)
21 de febrero de 2021  • 03:19

Recluido hasta ahora en su provincia, Jujuy, el gobernador Gerardo Morales decidió darle un giro a su vida política. Comenzará a recorrer el país el objetivo de posicionar a la UCR en la carrera electoral para disputarle el protagonismo que hoy tiene Pro en Juntos por el Cambio; para ello, no descarta pelear por la jefatura del partido a fin de año y, eventualmente, competir como precandidato presidencial en las elecciones de 2023 con Horacio Rodríguez Larreta o Patricia Bullrich, los posibles postulantes de Pro.

En el corto plazo, la principal preocupación de Morales son las elecciones legislativas de octubre, en las que el oficialismo apostará a todo o nada a conquistar la mayoría en la Cámara de Diputados, el último bastión de resistencia opositora. "En estas elecciones tenemos que poner toda la carne en la parrilla", asevera el jujeño, quien celebró la postulación de Elisa Carrió por Buenos Aires e instó a que la exgobernadora María Eugenia Vidal haga lo propio. "Buenos Aires va a ser la madre de todas las batallas", sostiene.

Sobre las elecciones legislativas y la discusión sobre la conveniencia o no de celebrar las primarias -un asunto que el Gobierno aún no resolvió-, Morales se desmarca del resto de la coalición con una propuesta que el oficialismo analiza con simpatía. "Las primarias debieran ser optativas para los partidos que alcancen un acuerdo en las listas. Además, habría que correr la fecha de la elección al menos un mes, pero no superponerlas con las generales, como quieren algunos kirchneristas. Eso es un invento", aseveró, en diálogo con LA NACION.

-La Corte Suprema acaba de confirmar la condena a dos años de prisión de Milagro Sala, quien pidió al presidente Fernández que la indulte. ¿Qué opina?

-El fallo de la Corte es una señal muy importante que reafirma que hay causas concretas sobre hechos concretos de violencia y corrupción cometidos por Sala. Hay una presión exacerbada sobre el Presidente de los sectores más radicalizados del kirchnerismo para que se la indulte, entre ellos (el exministro de la Corte Suprema) Raúl Zaffaroni. La verdad es que este juez hace quedar muy mal a la Corte Interamericana (de Derechos Humanos) que integra, porque es inconstitucional lo que plantea: el presidente no puede indultar en causas provinciales. Además, Fernández ha dicho que no está de acuerdo con la figura del indulto, y yo lo comparto.

-Usted, junto al gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, se sumaron al coro de gobernadores que pidieron la suspensión de las primarias. Juntos por el Cambio, sin embargo, no está de acuerdo. ¿Cuál es su postura?

-Sobre este tema tengo una posición que comparto con Valdés y que planteó el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez: que las PASO sean optativas para todos aquellos partidos que alcancen un acuerdo en sus listas. Sería una muy buena salida y la estoy planteando en el seno de Juntos por el Cambio para que la evalúe. Igualmente aclaro que con Valdés no vamos a sacar los pies del plato y vamos a acatar lo que resuelva la coalición. También creo que habría postergar las primarias a setiembre o principios de octubre para esquivar un eventual pico de la pandemia durante el invierno.

-¿Usted propone que esta modificación electoral sea definitiva o sólo para esta elección, por la pandemia?

-Creo que el esquema de primarias optativas debiera ser definitiva. Porque si un partido o una coalición acuerda una lista única de candidatos, no hay razón alguna para celebrar una primaria; no hay con quién disputar. Sería un esfuerzo y un gasto innecesario.

-¿Cómo cree que debe plantarse la UCR frente a este nuevo desafío electoral?

-Primero hay que dotar a Juntos por el Cambio de mayor institucionalidad para que funcione como una fuerza política con un sistema aceitado de toma de decisiones y de liderazgos. Segundo, y lo digo con sentido autocrítico porque yo integro la mesa de conducción del partido, creo que la UCR no está funcionando como debiera en el trazado de las estrategias de cara a las elecciones que vienen. Por eso debemos sellar la unidad del partido para unificar la interlocución con Pro y la Coalición Cívica en el armado de listas y, de inmediato, lanzar nuestros candidatos a presidente. Porque Pro tiene prácticamente el candidato puesto, Horacio Rodríguez Larreta; Patricia Bullrich también se anotó como candidata. La UCR también tiene que presentar su oferta presidencial.

-¿Usted pretende encabezar el comité nacional del partido a fin de año?

-Lo estamos evaluando. La actual conformación de la mesa del comité nacional surgió de un acuerdo con el sector que lidera Alfredo Cornejo (actual presidente). Pero a mí me parece que hay que sincerar la conducción del partido y que nuestro sector, si es mayoritario, tiene que conducir la UCR a partir de fin de año.

-¿Cómo será la estrategia de Juntos por el Cambio en Buenos Aires? Allí se dará la mayor batalla electoral.

-Hay una etapa previa, la interna por la conducción del radicalismo bonaerense: varios legisladores, intendentes y dirigentes apoyamos a Maxi Abad en esta elección. Una vez definida esa disputa, armaremos la estrategia junto con Pro y la Coalición Cívica. Lilita Carrió, al parecer, tiene la decisión de competir en la provincia de Buenos Aires, eso es una buena noticia. Habrá que ver qué hará María Eugenia Vidal, yo no hablé con ella.

-¿Cree que debería competir en este turno electoral?

-A mí me parece que sí. En estas elecciones deberíamos poner toda la carne en la parrilla porque es la elección que va a renovar las bancas que logramos en 2017, cuando hicimos una gran elección. Es una elección muy importante, tenemos que fortalecer Juntos por el Cambio con un radicalismo que sea fuerte, que no sea furgón de cola del armado de listas. Pero eso depende mucho de nosotros.

-¿Usted se anota para la carrera presidencial?

-Es posible, no lo descarto. Sería bueno que algunos amigos, que también tienen una buena representación como Mario Negri y Alfredo Cornejo, se animen y sean candidatos porque eso le va a dar cuerpo al radicalismo y a Juntos por el Cambio. La elección de 2023 va a ser muy distinta a la de 2015.

-¿Por qué?

-Porque no va a haber un candidato cantado como lo fue Mauricio Macri en 2015. Como país hemos vivido la experiencia de un dirigente que venía precedido de una gestión en la Capital pero con poco conocimiento de lo que es el país y el radicalismo está en condiciones de plantear una alternativa más federal.

-Un tiro por elevación a Horacio Rodríguez Larreta..

-Horacio es un buen candidato presidencial, pero a mí me gustaría mucho más una alternativa construida de manera federal que el antecedente de haber gobernado la ciudad de Buenos Aires, que es como gobernar Bruselas, porque les sobra la plata. Eso no alcanza para gobernar el país.

-¿Cuál debiera ser el tono del discurso opositor de la UCR, entonces? ¿Debería ser moderado o más bien duro? Porque sus legisladores nacionales de Jujuy votaron algunas leyes del oficialismo, como el presupuesto y el impuesto a la riqueza.

-Este es un debate que tenemos que darnos. A mí no me gustaría un radicalismo parado en la derecha. Yo creo que Juntos por el Cambio tiene que pararse más al centro; profundizar la grieta no le sirve a la Argentina. Y quiero discutir dentro de Juntos por el Cambio algunos temas que pasan medio por alto. No puede ser que no votemos un presupuesto, más allá que tengamos diferencias. Sobre el impuesto a la riqueza lo dije siempre, todos hicimos un esfuerzo en esta pandemia, sobre todo los trabajadores; no puede ser que quienes tengan mayores riquezas no hagan un aporte. El otro tema es el de la Capital: yo nunca estuve de acuerdo con que Macri le diera un punto más de coparticipación. Lo hablé con Horacio y fui honesto con él. El me pidió que lo apoyemos cuando el Gobierno le quitó recursos a la ciudad: cumplimos, no dimos quorum en el recinto, pero cuando estaba claro que el oficialismo tenía el número para votar la ley, pedimos que se nos libere en la votación. Vivimos en un país injusto, macrocefálico y concentrado en la Capital. Yo quiero dar ese debate para darle a Juntos por el Cambio una perspectiva federal.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.