Hacia la recuperación del terreno perdido en la década kirchnerista

Alejandro Catterberg
(0)
28 de abril de 2015  

Las elecciones primarias y abiertas del domingo fueron un proceso novedoso para la ciudad de Buenos Aires. A contramano de la experiencia para cargos nacionales de 2011 y 2013, todos los espacios políticos relevantes decidieron utilizarlas para definir sus candidaturas. La experiencia de UNEN en las anteriores primarias resultó un valioso antecedente a la hora de incentivar la competencia intrapartido como método para motivar la participación electoral.

Otra novedad importante de estas elecciones es que Pro tiene una nueva figura política en la ciudad. A base de esfuerzo y constancia, Horacio Rodríguez Larreta ha logrado superar muchos prejuicios que se tenían sobre su potencialidad como candidato. Hasta la irrupción del jefe de Gabinete porteño, las candidaturas de Pro han estado siempre hegemonizadas por Mauricio Macri (2003, 2005, 2007 y 2011) y Gabriela Michetti (2009 y 2013).

El progresismo panradical de la ciudad también cambió de candidatos. El Frente ECO, heredero de UNEN, postuló a Martín Lousteau y Graciela Ocaña para ocupar el espacio no-macrista no-kirchnerista que hasta ahora habían encabezado Elisa Carrió y Pino Solanas. El FPV también mostró una nueva cara. Tras mucho años, Daniel Filmus no es candidato y Cristina Kirchner apostó por un dirigente más afín ideológicamente, pero con menor nivel de instalación.

Pese a este cambio de nombres, la estructura de preferencias de los porteños se mantuvo mayormente estable. El voto de Pro fue del 47%, casi la misma cifra que obtuvo Mauricio Macri en la primera vuelta de 2007 (46%) y 2011 (47%). ECO, por su parte, logró un 22% de los votos y fue así capaz de conservar el segundo lugar logrado en 2013. Finalmente, el FPV hizo una elección inferior a las de 2007 (24%) y 2011 (28%), pero en sintonía con la de 2013, cuando logró un 20% de adhesiones.

Un primer análisis del escenario resultante de las PASO sugiere que en las próximas semanas habrá dos subcompetencias paralelas en el marco de la campaña. Por un lado, Rodríguez Larreta intentará retener todo el voto de Gabriela Michetti y crecer, al menos unos puntos, de forma de superar el 50%. Por el otro, Mariano Recalde y Martín Lousteau lucharán por el segundo puesto y alcanzar el ballottage.

En el plano nacional, los resultados del domingo, junto con los de la semana pasada en Mendoza y Santa Fe, empiezan a delinear un panorama claro sobre la potencialidad de la oposición para lograr recuperar parte del territorio perdido durante la década kirchnerista.

El acuerdo entre Pro, la UCR y la Coalición Cívica ha aprobado exitosamente sus primeros desafíos. Por un lado, va quedando claro que constituyen la alternativa a la continuidad del gobierno nacional. El retroceso de Sergio Massa en la carrera presidencial que muestran las encuestas está teniendo su correlato en los magros resultados que puede exhibir en las elecciones provinciales que se han sucedido hasta ahora. Así, el camino de la polarización se va despejando.

A su vez, Mauricio Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz les están demostrando a los detractores del acuerdo que éste es un vehículo que les permitirá crecer electoralmente en muchos distritos, en varios de los cuales pueden aspirar a triunfos como en Mendoza, Córdoba, Chaco, Santa Cruz y Tucumán, entre otros.

Por último, los integrantes del acuerdo han logrado, hasta ahora, evitar fricciones y tensiones internas incluso en los distritos donde compiten entre ellos, como es el caso de Santa Fe y la ciudad de Buenos Aires. Su principal desafío radica en poder continuar este camino a medida que las elecciones primarias vayan dejando lugar a las definitivas, donde los votos no definen lugares en una lista, sino cargos.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.