Investigan si presos kirchneristas operaron contra Stornelli y llaman a declarar a Carrió

Fuente: LA NACION
Hernán Cappiello
(0)
12 de febrero de 2019  • 19:32

El fiscal federal Gerardo Pollicita impulsó una investigación para determinar si presos kirchneristas orquestaron una operación para desprestigiar al fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli , y pidió que en ese expediente declare como testigo la diputada Elisa Carrió .

Stornelli investiga la participación de estos presos en el cobro de coimas de la obra pública.

La investigación que impulsa Pollicita se inició con la denuncia que realizaron Paula Olivetto y Mariana Zuvic de la Coalición Cívica y sobre la cual debe decidir el juez Claudio Bonadio.

Las legisladoras denunciaron que de manera anónima Carrió recibió un sobre con transcripciones de conversaciones telefónicas mantenidas desde el penal de Ezeiza por los detenidos Roberto Baratta y Juan Pablo Schiavi donde se referían a la denuncia de extorsión contra el fiscal Stornelli, radicada en el juzgado federal de Dolores de Alejo Ramos Padilla.

En esa denuncia, un empresario dijo que un abogado le pidió en nombre de Stornelli plata para no involucrarlo en la causa de los cuadernos. Stornelli dijo que esa denuncia es una operación política y Carrió aseguró que fue montada desde la cárcel por presos kirchneristas. Para sostenerlo, la diputada aludió a una conversación de Roberto Baratta con un allegado, Carlos Zelkovicz donde le decía que estaban a la espera de que Ramos Padilla activara la causa. El preso tenía conocimiento de esta investigación antes de que trascendiera públicamente.

Ahora, Pollicita requirió además el teléfono de Zelkovicz y el contenido de la causa del juez de Lomas de Zamora, Federico Villena que había pinchado legalmente el teléfono del penal de Ezeiza para escuchar a Mario Segovia, conocido como "el rey de la efedrina" y preso por narcotráfico.

El juez VIllena solo recibió las escuchas referidas a Segovia. No las escuchas que la AFI desgrabó y que, según Carrió, le llegaron de manera anónima.

La AFI transcribió las conversaciones incluida la que mantuvieron Baratta y Juan Pablo Schiavi, que revelan el conocimiento previo de la causa de Dolores.

Pollicita dictaminó impulsando el caso pero no imputó a nadie en particular porque solo tiene en sus manos un escrito de las diputadas de la Coalición Cívica y no las desgrabaciones que piensa pedírselas a Carrió cuando declare.

Entre el material aportado figuran las comunicaciones entre Baratta y Zelkovickz, del 1 de febrero. Allí, Baratta llama a Zelcovich y pregunta cómo va lo del "dolor de muela" y le responden que "no se movió nada allá en Dolores". Baratta pregunta si "presentaron formalmente", a lo que su interlocutor responde que "el magistrado pidió informes" y "quiere saber en qué quilombo se está por meter". "Yo estoy forzado, si no avanza lo de Dolores, algo tengo que hacer yo algo la semana que viene", replica el ex hombre de confianza de De Vido.

En paralelo, ayer el fiscal Stornelli denunció al abogado Marcelo D'Allesio por fraude por haber invocado su nombre para la extorsión en una causa que está en manos del juez Julián Ercolini y la fiscal Alejandra Mángano. Simultáneamente, el juez de Dolores, Ramos Padilla, pidió al jefe de los fiscales Eduardo Casal que tome medidas para investigar a Stornelli.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.