Jujuy: con la oposición unida, Morales puso fin a 32 años de peronismo

El senador radical se impuso a Fellner, que buscaba un cuarto mandato; Milagro Sala sufrió una derrota política
Daniel Gallo
(0)
26 de octubre de 2015  

SAN SALVADOR DE Jujuy.– Los primeros datos oficiales confirmaron anoche la certeza que tenían los políticos locales: el PJ perdió Jujuy tras gobernar aquí desde 1983. El senador nacional Gerardo Morales será el nuevo gobernador, al imponerse sobre Eduardo Fellner, el actual mandatario, que buscaba la reelección y un cuarto período de gobierno.

El triunfo de Morales tendrá, seguramente, trascendencia nacional no por el aporte de votos que llega desde esta provincia, establecido en el 1,59% a nivel nacional, sino por la forma en que una oposición unida detrás de un candidato logró arrebatar el poder a un oficialismo con el simbolismo que representa Fellner como presidente del PJ. El armado de un frente único nacional fue rechazado por los candidatos presidenciales, pero aquí el radical Morales consolidó esa herramienta electoral en el Frente Cambia Jujuy.

Luego de que Fellner reconoció la derrota, Morales hizo un llamado a la "unidad" de los jujeños, a quienes les pidió "no tener miedo".

"Este cambio y este gobierno no vienen a perseguir, no vienen a discriminar, vienen a unir, vienen a devolver la dignidad, vienen a devolver derechos", dijo el senador radical.

"Para nosotros no hay diferencias partidarias. Quiero convocar a la unión de todos los jujeños para que todos los lineamientos que le hemos propuesto a la sociedad se cumplan", agregó.

Morales, acompañado por el peronista Carlos Haquim, fue llevado como postulante a gobernador en las boletas que tuvieron como candidatos presidenciales a Mauricio Macri, Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá. Esa estructura también llevó unidos a sus candidatos a diputados nacionales y se quedó con dos de las tres bancas en disputa, además de consagrar al radical Mario Fiad como legislador regional del Parlasur.

Pocos minutos después de las 21, el Frente Cambia Jujuy anticipó un boca de urna con un resultado favorable a Morales por 54,3 contra 34,7. Y aunque no había por entonces resultados oficiales, el gobernador Fellner reconoció la derrota antes de las 22. "Con nuestras mesas testigos y fiscales reconocemos el triunfo de Morales, acabo de hablar con él. Algunas veces nos toca ganar, otras perder", dijo Fellner.

Antes del mediodía, la suerte electoral parecía resuelta. En ese momento concurrió a votar Morales. Tranquilo, esperó en una fila de una decena de electores. Su mesa era la 25 en la Escuela Normal Juan Ignacio Gorriti. Apenas a unos pasos de él esperaba su turno en la mesa 27 el vicegobernador Guillermo Jenefes. Una convivencia ocasional sin problemas, al igual de lo ocurrido en el resto de esta provincia.

Por entonces Morales habló de la necesidad de "contar con una gran legitimización frente a los desafíos que tendrá el próximo gobierno". No lo dijo en ese momento, pero el senador radical tenía datos del primer boca de urna, que le otorgaba una ventaja de 15 puntos.

El vicegobernador Jenefes quizá tuviera también sus propios datos parciales. En su contacto con la prensa luego de votar dejó una frase interesante para el mediodía de un domingo electoral: "El Partido Justicialista es respetuoso siempre de la voluntad popular". Para los referentes políticos locales, la elección a gobernador no tenía muchos secretos. Se mantenían los datos observados durante las PASO.

En esas elecciones primarias los candidatos del Frente Cambia Jujuy a puestos nacionales superaron el 50% con una distancia de doce puntos con relación al Frente para la Victoria. A partir de esas cifras se consolidó aún más el triunfo de Morales.

Más allá de las certezas que se tuvieron rápido entre los dirigentes de los principales partidos, el escrutinio provisorio fue muy lento como consecuencia de la gran cantidad de postulantes en los tramos municipales. Y en algo coincidieron Morales y Fellner: ambos pidieron cambios en el sistema electoral para avanzar hacia las boletas electrónicas.

Para su triunfo de ayer, Morales perfiló una campaña electoral en la que las situaciones locales tuvieron mucho más peso que los posicionamientos nacionales. Así apuntó más que a ganarle a Fellner a mostrarse en disputa con el modelo político representado por Milagro Sala. La dirigente de la Tupac Amaru fue otra de las derrotadas políticamente ayer, pese a la obtención de bancas provinciales.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.