La agenda económica es lo más complicado de acordar

Sólo el presupuesto podría ser aprobado antes de fin de año Duhalde quiere incluir en las sesiones extraordinarias el acuerdo de Olivos, pero los legisladores no están convencidos
Gustavo Ybarra
(0)
26 de noviembre de 2002  

El temario tentativo para las sesiones extraordinarias en el Congreso parece complicarse: en ambas cámaras parlamentarias existe fuerte resistencia a debatir algunos de los puntos que el Poder Ejecutivo pretende ver sancionados el mes próximo, a pesar del acuerdo para consensuar los temas que llegarán al recinto (sobre lo que se informa por separado).

Según un sondeo realizado por LA NACION, en las principales bancadas del Congreso sólo el presupuesto nacional 2003 tiene asegurada su aprobación antes de fin de año, a pesar de lo cual también se anticipan un arduo debate e incluso varias modificaciones a muchos de los puntos principales del proyecto.

Sin embargo, existe coincidencia en dar por descartada la posibilidad de que alguno de los otros temas de perfil económico que el Poder Ejecutivo tiene pensado enviar al Parlamento a partir de la semana próxima puedan conseguir su sanción antes de febrero próximo.

En esta situación se encuentran los proyectos de modificación de la ley de entidades financieras y la eliminación de los últimos planes de competitividad instaurados durante la gestión aliancista de Domingo Cavallo que quedan en vigencia.

Ambos temas forman parte del acuerdo de 12 puntos que el lunes de la semana pasada firmó el presidente Eduardo Duhalde con 21 gobernadores y representantes parlamentarios y que contemplan el último paquete de medidas que el Fondo Monetario Internacional (FMI) exige para avanzar en las negociaciones.

El argumento más escuchado por estas horas para justificar el poco interés parlamentario por esas iniciativas es la escasa posibilidad que existe de que el FMI se avenga a cerrar acuerdo antes de febrero.

Sin prisas

"No parecen temas inmediatos, sobre todo si cada vez aparece más lejos el acuerdo", afirmó un caracterizado senador radical a LA NACION.

A esta lectura de la relación con el Fondo se suman las fuertes críticas que las iniciativas generan tanto en el PJ como en la UCR.

Por ejemplo, voceros del bloque de diputados justicialistas recordaron que ésta no es la primera vez que el Poder Ejecutivo pretende la sanción de una ley que otorgue inmunidad judicial a los funcionarios del Banco Central o del Ministerio de Economía que intervengan en el proceso de reformulación del sistema financiero.

"Eso no pasa por el Congreso", sostuvo un senador peronista de fuertes lazos con las autoridades del Banco Central cuando se lo consultó sobre el punto que el Ejecutivo incluyó en el acuerdo como modificación de la ley de entidades financieras.

Sin prisa

Otro tema conflictivo es el de los planes de competitividad. Al respecto, el jefe del bloque de senadores radicales, Carlos Maestro (Chubut), fue claro: "Hay problemas con (la eliminación de) todos".

En la misma sintonía, el peronista Jorge Yoma (La Rioja) anticipó que el PJ "quiere ver caso por caso, porque algunos funcionan bien".

Por lo pronto, las entidades agrarias ya elevaron su protesta ante la eliminación de esos beneficios porque deberían volver a pagar el impuesto a la renta mínima presunta, en tanto que para varios legisladores derogar los planes de competitividad para el transporte no haría otra cosa que darles a las empresas del sector motivos para pedir aumento de tarifas, algo que impactaría directamente en el bolsillo de la gente.

Cortocircuito

Gioja

  • Los senadores del PJ -conducidos por José Luis Gioja- y de la UCR son renuentes a aprobar proyectos incluidos en el acuerdo entre Duhalde y los gobernadores.
  • Entre éstos se destacan la eliminación de los planes de competitividad y la protección especial a los funcionarios del Banco Central.
  • La principal razón para oponerse es que creen que de todos modos no habrá acuerdo con el FMI.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.