La alianza Unión-Pro reclamó acabar con la "violencia política"