La empresa que controla la SUBE, sin oficina en Inglaterra