La Justicia verificará los billetes que estaban en los bolsos de López

Fuente: Archivo
El falso abogado D’Alessio dijo que habían sido cambiados; los esfuerzos por afectar las causas de corrupción
Hernán Cappiello
(0)
5 de marzo de 2019  

La Justicia tiene previsto realizar este jueves una inspección en el tesoro del Banco Central para comprobar si están allí los casi nueve millones de dólares que le secuestraron en bolsos y valijas a José López , el exsecretario de Obras Públicas , en un convento de General Rodríguez o si esos billetes fueron cambiados por otros apócrifos, como dijo el falso abogado Marcelo D’Alessio en un audio de la causa que lo mantiene preso por extorsión, invocando al fiscal Carlos Stornelli .

Este aterrizaje del caso D’Alessio en el juicio a López, el más evidente caso de corrupción kirchnerista con billetes a la vista, se da en medio de denuncias y operaciones judiciales y de inteligencia que buscan dinamitar la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno y debilitar los expedientes que complican a Cristina Kirchner .

Ante el audio con revelaciones de semejante calibre, publicado el viernes por el diario Página 12, el fiscal del juicio contra López, Miguel Ángel Osorio, pidió apenas empezaba la mañana en plena audiencia oral inspeccionar los billetes en el banco.

El tribunal a cargo del juicio, integrado por Ricardo Basílico, Adrián Grunberg y Juan Michilini, decidió ir el jueves próximo a la bóveda del Banco Central, acompañado de la fiscalía, los abogados de los acusados y sus peritos para corroborar la autenticidad de los billetes.

No obstante, el mismo viernes, a la tarde, cuando terminó la audiencia del juicio, el juez Grunberg, acompañado de un secretario, fue al Banco Central y accedió a la bóveda, donde comprobó que los billetes no fueron cambiados y están tal cual fueron dejados allí, dijeron a la nacion fuentes judiciales.

Los que se ilusionan con creerle a D’Alessio buscan un motivo para argumentar que la plata decomisada al exsecretario kirchnerista es falsa.

El diablo metió la cola cuando el juicio contra López avanza hacia sus tramos finales. Los últimos testimonios terminarían apuntalando la idea de que el exfuncionario no solo se enriqueció de manera ilegal a juzgar por los nueve millones de dólares que tenía encima, sino que se valió de testaferros para supuestamente comprar departamentos para sus hijas en Barrio Norte.

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, detuvo y procesó a D’Alessio por extorsión porque le pidió dinero al empresario Pedro Etchebest para no involucrarlo en la causa de los cuadernos.

D’Alessio dijo que parte de la plata que le pedía el empresario era para el fiscal Stornelli. Esos diálogos entre el empresario y D’Alessio, que se presentaba como abogado y agente de la DEA, fueron grabados por Etchebest.

En esas conversaciones que se van conociendo parcialmente, D’Alessio se jacta de tener vínculos con Stornelli y con el mundo de los servicios de inteligencia. En uno de esos diálogos entre ambos –publicado parcialmente por Página 12– se produjo la "revelación" sobre los billetes de López, una afirmación tan descabellada como errónea, pues la plata decomisada al exsecretario de Obras Públicas kirchnerista no está en las bóvedas del Banco Nación, como dice D’Alessio en el audio, sino en las del Banco Central.

La parte del audio que se conoció es la siguiente:

Etchebest: –Marcelito, capo de los capos...

D’Alessio: –¿Te gustó el dato que te acabo de dar? Desaparecieron nueve millones de dólares.

Etchebest: –¿De dónde?

D’Alessio: –Las incautaciones de Julio López y uno más. Las reemplazaron por dólares falsos.

Etchebest: – ¡¡Noooooo!!

D’Alessio: –Ya conseguí las cámaras, ya conseguí todo. No digas nada. Estaba en el Banco Nación. Y le dieron la llave del tesorero. Pasó un tipo con una gorra. Después se saca la gorra. Lo pudimos identificar. Es peruano. Tiene documento también argentino. Ya tengo el lugar donde está viviendo. Y hoy lo tengo que agarrar. El peruano es especialista en dólares falsos y cambiaron los dólares verdaderos por falsos. Así que lo que está incautado de la corrupción son dólares falsos. Los dólares verdaderos se los volvieron a robar.

Etchebest: –Mirá vos.

D’Alessio: –Y está como loco Stornelli, que no salga en los diarios y que no salga en ningún lado. Y que lo agarre al tipo y que consiga la mayor cantidad de dólares posible para meter adentro de la caja.

No hay tales cajas en el Banco Central. Los billetes están termosellados divididos en ladrillos en la bóveda y hay un registro del número de cada uno.

Este es uno de los hechos que menciona el fiscal de Dolores Juan Pablo Curi para argumentar que el caso contra D’Alessio debe investigarse en los tribunales porteños y no en los de Dolores, porque ese supuesto delito se habría cometido en Buenos Aires.

El hecho de que sean fantasiosas las afirmaciones de D’Alessio con respecto al caso López de todos modos no invalida el resto de las razones que esgrimió el fiscal Curi para que el caso deje el juzgado de Ramos Padilla y sea investigado por su colega porteño, Julián Ercolini. Por ejemplo, que si hubo un pedido extorsivo de dinero a Etchebest, fue en la ciudad de Buenos Aires, donde también se hicieron los pagos.

La diputada Elisa Carrió denunció que detrás de D’Alessio hay una operación de inteligencia del kirchnerismo para voltear la causa de los cuadernos y señaló que el caso fue direccionado al juzgado de Dolores para que fuera investigado por un juez que pertenece al colectivo filokirchnerista Justicia Legítima y al que vinculó con la agrupación juvenil La Cámpora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.