La justificación kirchnerista para un futuro indulto