La muerte de Claudio Bonadio generó respaldo de la oposición y críticas del oficialismo

Una de las últimas imágenes de Bonadio, en un evento judicial
Una de las últimas imágenes de Bonadio, en un evento judicial Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Hafford
Falleció ayer por un tumor cerebral; fue una figura controvertida y emblemática de Comodoro Py; fue el magistrado que más causas impulsó contra Cristina Kirchner
Hernán Cappiello
(0)
5 de febrero de 2020  

El juez federal Claudio Bonadio, de 64 años, quien se destacó en los últimos años entre sus colegas por ser el principal impulsor de las investigaciones de corrupción contra la expresidenta Cristina Kirchner, falleció ayer en su casa de Belgrano, donde estaba bajo cuidados paliativos por los efectos de una operación a la que se sometió el año pasado por un tumor cerebral.

El juez será despedido hoy en una ceremonia íntima que su familia pidió que se mantenga en reserva.

La muerte del juez, que se produjo a las 6, tuvo un fuerte impacto en los tribunales federales de Comodoro Py 2002, donde sus colegas declararon un día de duelo, y en el ámbito político, pues hubo quienes lo elogiaron por su "valentía" en el ejercicio de la profesión y otros que le criticaron su "arbitrariedad".

Más allá de eso con su trabajo fue el juez que avanzó con mas decisión contra la corrupción del kirchnerismo y el que jaqueó con mayor cantidad de causas a la expresidenta Cristina Kirchner, que lo eligió como su enemigo preferido en los tribunales federales.

Bonadio era un juez que llegó al cargo desde el Poder Ejecutivo, de la mano del peronismo, con Carlos Corach, durante la presidencia de Carlos Menem. "Quédese tranquilo que yo no llegué por concurso", decía un cartel colocado en su despacho para transformar irónicamente este demérito en un beneficio, cuando arreciaban las críticas por la forma de designación de los magistrados. Acostumbrado a ejercer el poder total como juez de instrucción, hacía gala de que su origen político y no judicial. Solía tener encuentros discretos con dirigentes del PJ y mantenía aceitados vínculos con el Senado.

A pesar de su origen peronista, con el menemismo estuvo alineado, con el kirchnerismo su relación fue sinuosa y pasó de algún acercamiento a convertirse en el enemigo favorito de la expresidenta.

Su muerte dejó en evidencia la división entre oficialismo y oposición. Para el kirchnerismo era el protagonista de la persecución a un gobierno popular y el juez del lawfare. Para Cambiemos fue un juez que avanzó en investigaciones de corrupción y lo sobreviven sus causas, camino al juicio oral y público.

El presidente del bloque de diputados de la UCR y del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, escribió en su cuenta de Twitter: "Murió el juez Claudio #Bonadio, quien investigó los casos de corrupción más emblemáticos de la etapa democrática", y advirtió que "aunque algunos festejen, no murieron las causas. La Justicia tiene el deber de demostrarlo. La Argentina pide a gritos que no haya impunidad".

El fiscal federal Carlos Stornelli destacó que Bonadio tenía un "compromiso inquebrantable" con su trabajo y afirmó que, a pesar de su problema de salud, "eligió seguir trabajando al pie del cañón hasta que el físico le dijo basta".

Juntos por el Cambio lamentó el fallecimiento del magistrado en un comunicado y manifestó: "Esperamos que las causas que él llevaba adelante sigan el ritmo que los judiciables precisan para que la justicia llegue a tiempo y sea verdaderamente justicia".

"Uno de nuestros valores inclaudicables, como Juntos por el Cambio, es seguir trabajando por una Justicia autónoma del poder e independiente, que sea el equilibrio que todo sistema precisa", dijo.

Bonadio investigó a Cristina Kirchner en media docena de causas, cinco de ellas las elevó a juicio y en cinco expedientes le dictó prisión preventiva. Siguió en libertad por sus fueros como senadora nacional.

La más importante fue el caso de los cuadernos de la corrupción, donde empresarios confesaron haber pagado sobornos y funcionarios haberlos cobrado y parte de ellos llevados en bolsos al departamento de Cristina Kirchner en Recoleta. Ese caso ya está elevado a juicio oral.

Cuando nadie quería avanzar con la denuncia que presentó el fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner, Bonadio asumió la causa, procesó a la expresidenta por encubrir el ataque contra la AMIA en una resolución que incluyó al excanciller Héctor Timerman. El exfuncionario murió de cáncer cuando transitaba el proceso y desató las críticas más duras del kirchnerismo.

Javier Timerman, hermano del fallecido canciller, sostuvo que el juez "será parte de la historia de la persecución judicial argentina" y dijo que "su instrucción fue sesgada por un odio y no por deseos de justicia". Uno de los abogados de la vicepresidenta, Gregorio Dalbón, dijo que "hubiera preferido" que el juez federal "tenga una larga vida y que pague por sus atropellos y persecuciones".

Bonadio fue denunciado innumerable cantidad de veces en el Consejo de la Magistratura, que a fin del año pasado mantenía abiertos tres expedientes en su contra. El gobierno de cambiemos impulsó la desestimación de estas denuncias, pero los consejero cercanos al kirchnerismo lograron que sigan abiertas. Ahora, con la muerte del juez los casos serán archivados.

El interventor de Yacimiento Carbonífero Río Turbio y exjefe de Gabinete kirchnerista, Aníbal Fernández, sostuvo que "la vida solo la maneja Dios y nadie se puede poner contento por lo que sucedió". Y agregó: "Además, alguna vez fue un amigo y uno no deja de consternarse. No creo que la Justicia lo recuerde bien. Hay cosas en que se ha excedido".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.