Análisis. La obsesión de Kirchner por la clase media