La proyección nacional y regional de Macri, el eje del reparto de la pauta oficial de la ciudad

Buenos Aires gastó $ 1158 millones entre enero de 2011 y julio de 2014 y privilegió medios de gran audiencia; algunos empresarios amigos y hasta La Cámpora, entre los beneficiados
José Crettaz
(0)
18 de marzo de 2015  • 19:54

Generosa inversión en medios nacionales de gran audiencia, en la TV paga de alcance regional, y en cientos de periódicos, portales, radios y programas en las provincias; fondos para algunos amigos -y militantes de Pro-, y también para caricaturescos adversarios kirchneristas -como La Cámpora-. Así podría resumirse el reparto de los $ 1158 millones gastados por la Ciudad de Buenos Aires entre el 1° de enero de 2011 y el 30 de junio de 2014, según la información que el gobierno porteño publica en el portal data.buenosaires.gob.ar. La distribución presenta diferencias y parecidos con la administración kirchnerista. Entre los diez grupos de medios más beneficiados, seis ocupan posiciones similares en el ranking de la pauta oficial nacional (Telefe-Telefónica, $ 86,9 millones, en la pauta porteña; Uno Manzano-Vila, $ 62,8 millones; Albavisión-Remigio González, $ 27,3 millones; Indalo-Cristóbal López, $ 25,4 millones; y Publiexpress-Grupo Lerner, $ 19,1 millones). En el undécimo lugar quedó el grupo Veintirés Szplosky-Garfunkel, con $ 14,8 millones de pauta oficial porteña.

En cambio, el gobierno local de Mauricio Macri suma a la lista al Grupo Clarín, que es -por lejos- el que más pauta oficial porteña recibió en el período analizado con $ 250,7 millones; SA LA NACION, editora de este diario ($41,3 millones); Fox-News Corp. (con, $36,7 millones) privilegiado entre los conglomerados internacionales); Turner-Time Warner ($ 16,7 millones) y el acumulado de fondos con "proveedor sin identificar", que alcanza la segunda posición en volumen de dinero invertido, con $ 229,9 millones. Estos fondos, según se desprende de la descripción contenida en Data Buenos Aires-la muy plausible iniciativa de datos públicos abiertos del gobierno de la Ciudad-, corresponde a proveedores de globos, afiches y cartelería en la vía pública.

Los diez grupos que más pauta oficial capitalina recibieron acumularon entre 2011 y 2014 $ 797.781.043, el 69% del total. Por tipo de medios, la administración macrista gastó más en TV ($ 445,4 millones, el 38% del total), medios gráficos ($ 205,1 millones, el 17,7%) y en la vía pública ($ 203,1 millones, el 17,5%). En tanto, por semestre, parece haber acelerado el gasto en la primera mitad de 2014, cuando invirtió en publicidad $ 316,8 millones, el 32% más que en el segundo semestre de 2013, cuando había erogado $ 239 millones.

Las administraciones nacional y porteña son las únicas que publican información que permite, no sin un arduo trabajo de minería, procesamiento y validación de datos, identificar los receptores de los fondos. No sucede lo mismo con la mayoría de las administraciones provinciales, como la del gobernador Daniel Scioli, cuyo distrito invierte profusamente en publicidad estatal (tema que generó en 2012 una fuerte pelea con su vicegobernador Gabriel Mariotto y hasta un escándalo en la Legislatura bonaerense, donde fue exigida la información). En el orden nacional no hay una ley que establezca reglas claras para el reparto de la pauta oficial, aunque varios fallos de la Corte Suprema exigen al Poder Ejecutivo que fije criterios equitativos. En la ciudad, la Legislatura aprobó una ley detallada en 2009, pero Macri la promulgó con tantos vetos parciales que prácticamente quedó derogada.

Como la información no es consistente -ni la nación ni la ciudad incluyen en una sola cuenta todo lo que gastan en propaganda y tampoco han informado oficialmente los mismos períodos- no es posible hacer una comparación exhaustiva. Sí pueden hacerse paralelos aproximados en función de los datos que ambas administraciones publican: la Ciudad gastó en pauta oficial $ 240.991.004 en 2011 y $ 217.190.208,56 en 2012 mientras que la Nación en esos respectivos períodos gastó $ 771.157.684 y $ 939.013.759.

"El criterio de distribución es claro y equitativo, y para nosotros es lógico que los medios que más audiencia tienen más pauta reciban", afirmó Miguel De Godoy, secretario de Medios de la administración macrista. En el reparto porteño se destacan dos destinos claros: el exterior y el interior. Además de Fox-News Corp (con especial énfasis en Fox Sports, donde se destaca el comentarista y simpatizante de Pro Fernando Niembro) y de Turner-Timer Warner, entre los 30 grupos que más facturaron por publicidad oficial de la ciudad aparecen Disney, Discovery, Sony, el italiano RCS MediaGroup, A+E Networks, NBC-Universal y El País de Montevideo. En tanto, cientos de pequeñas emisoras, diarios y portales web informativos del interior de la Argentina recibieron pauta oficial porteña. La Nación revisó uno por uno los portales –algunos muy precarios y con escasa actualización– y encontró los banners que confirman los avisos promocionales de la ciudad."Buscamos promocionar la ciudad para atraer al turismo", explicó De Godoy ante la consulta de este diario.

El aparato de propaganda del Gobierno costará este año al menos $ 6900 millones

También irrumpen cada vez con más fuerza las dos mayores plataformas publicitarias digitales: Google y Facebook, que acumularon respectivamente $ 10,3 millones y $ 9,3 millones en el período analizado. En este ámbito también aparecen Microsoft, con $ 1,5 millones; Yahoo!, con $1,1 millones; y el musical Grooveshark, con $ 665.132, en tanto que la agencia argentina Netexperience canalizó $ 5,4 millones.

Empresarios cercanos al jefe de gobierno, Mauricio Macri, también asoman en el listado. Entre ellos, Orlando Roberto Terranova y Eduardo Raúl Terranova, dueños de MDZ FM 105.5 y el portal mdzol.com (en conjunto sumaron $ 4.111.093 en el período analizado). Orlando Terranova es dueño de Publicidad Sarmiento (empresa ganadora de la licitación del mobiliario urbano porteño) y padre del piloto de rally Orly Terranova, que fue candidato del Pro a concejal en Mendoza en 2010. En Mendoza, en el mismo período, el grupo Televida-Alonso (dueño de Canal 9, LV10, FM 100.9 y el diario El Sol), ingresó $ 944.376.

Pero también aparecen medios cuyos dirigentes quieren quedarse con el cargo de Macri, como los de la Fundación Octubre de Trabajadores de Edificios, sello utilizado por el sindicalista Víctor Santa María para su creciente grupo mediático, que ingresó $ 1.521.356. O el portal Noticias Urbanas, cuya propiedad se atribuye al ex legislador porteño kirchnerista Diego Kravetz, ahora referente del Frente Renovador porteño, que ingresó $ 2.853.919.

También se destacan algunas perlitas, como la de la Agrupación Peronista Rock para la Victoria, que dirigida por David Jesus Calle, ingresa fondos como medio vecinal. El 2,7% del dinero destinado a publicidad oficial porteña, unos $ 31,2 millones, se repartieron entre medios barriales inscriptos en el registro previsto al efecto, como FM La Tribu ($ 437.766).

Otro caso llamativo que el gobierno porteño podría enarbolar como "pluralismo" es el de la FM Nitro 96.3, de la Escuela de Educación Técnica Nº 2 Ing. Felipe Senillosa, de Tandil. Esa radio escolar, creada gracias a la ley de medios, es gestionada por la agrupación ultrakirchnerista La Cámpora y recibió 45.000 pesos. También recibió pauta oficial Radio y Televisión Argentina SE, dueña de Canal 7 y Radio Nacional, que ingresó unos módicos $ 983.563. Y el Canal 10 de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), bajo control del gobernador ultra k José Alperovich, que cobró $ 937.484. Entre los pocos grupos que son más beneficiados por el gobierno nacional pero no tienen un trato similar por la administración porteña está el grupo Ámbito Financiero (Orlando Vignatti), editor del diario económico y del Buenos Aires Herald, que en el período analizado recibió $ 4,4 millones.

En tanto, entre los grupos de medios del interior, la más beneficiada fue la agencia de noticias y publicidad Diarios Bonaerenses SA (DIB), que facturó $ 7.969.046 en el período analizado. DIB está integrada por diez periódicoss (Ecos Diarios de Necochea, El Tiempo de Azul, La Voz de Bragado, La Verdad de Junín, El Norte de San Nicolás, La Mañana de Bolívar, La Opinión de Trenque Lauquen, La Voz del Pueblo de Tres Arroyos, Noticias de Pehuajó y Nueva Era de Tandil. El Canal 4 de Posadas, cuya titularidad se disputaron en 2011, Carlos Ernesto Valenzuela y allegados a su ex socio, Ramón Puerta (amigo personal de Macri, enrolado ahora en el Frente Renovador) sumó $ 4.654.711; el grupo Aldrey Iglesias, con fuerte influencia en Mar del Plata y la costa atlántica, ingresó $ 4.041.071; Cadena 3, grupo de emisoras propiedad de Mario Pereyra, Rony Vargas y Gustavo Defilippi que tiene fuerte cobertura en Códoba y el centro del país, $ 3.682.817; Jorge Aníbal Pérez, dueño de los canales 9 de Paraná y 10 de Mar del Plata, $ 3.160.144; Televisión Litoral-Grupo Golland, de Rosario, $ 2.351.176; el Grupo Raúl Kraiselburd, de La Plata, $ 1.812.391; Hugo Eduardo Apesteguía SA -Canal 4 y La Opinión, de Pergamino, $ 1.549.310; y Multimedios El Eco-Rogelio A. Rotonda, $1.113.697. Los medios de la Iglesia Católica, que sólo en la ciudad de Buenos Aires cuenta con cuatro FM, ingresaron $ 1,4 millones. Casi en la totalidad de las emisoras de radio es imposible determinar sus propietarios debido a que el cumpliento de publicar esa información en Internet es prácticamente nulo.

El 3 de diciembre de 2009, la Legislatura de la Ciudad sancionó la ley 3391 de regulación de la publicidad oficial en toda la administración pública porteña. La norma, de 19 artículos, pretendió "regular la producción, el contenido, el gasto, la contratación y la distribución" de la pauta oficial y "establecer mecanismos de control con el fin de garantizar la transparencia en el uso de los recursos públicos destinados a tales fines".

Una ley modelo, vetada por la mitad

Hubiese sido una ley modelo si el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, no hubiese firmado el 25 de enero de 2010 un decreto que vetó la mitad de la norma: eliminó total o parcialmente 9 artículos. Así, el 2 de febrero de ese año se publicó en el Boletín Oficial una ley de la que se había eliminado, entre otras cosas:

La obligación de los tres poderes de "enviar a la Legislatura en forma anual un plan estratégico de comunicación para el ejercicio presupuestario entrante" (Art. 6) y la "supervisión" de ese plan parte de la Comisión de Comunicación del parlamento local (Art. 15).

La prohibición de incluir en la publicidad oficial "el nombre, la voz, imagen o cualquier elemento indentificable con funcionarios del sector público" (Art. 8).

La prohibición de incluir "frases, símbolos, logos, color y cualquier otro elemento identificable o que induzca a confusión con partidos o agrupaciones políticas" (Art. 8).

La limitación de emitir publicidad "durante los 30 días inmediatamente anteriores a la fecha fijada para elecciones de autoridades locales" (Art. 9) El acceso a la información pública para los "registros de Medios de Comunicación y de Agencias de Publicidad" contemplados en la ley" (Art. 16).

La consideración como "falta grave" al "incumplimiento de las disposiciones" de la ley (Art. 17) y la habilitación para que "cualquier persona" pueda "solicitar ante los tribunales competentes de la Ciudad el cese de dichos incumplimientos"

La obligación de que "en caso de autorizarse una readecuación de partidas presupuestarias, la misma no podrá asignarse a publicidad oficial salvo expresa autorización legislativa" (Art. 18).

Del texto original, sólo quedaron vigentes las definiciones, los principios generales los propósitos y algunas cuestiones instrumentales que hacen a la norma más simbólica que operativa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.