Opinión. La reforma incorporó herramientas para combatir la corrupción