Opinión. La única vía para ganar en provincia