Las altas y las bajas del gabinete de Alberto Fernández

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION

Análisis de Sergio Suppo en LN+

20:07
Video
(0)
6 de diciembre de 2019  • 22:50

A continuación, sus principales conceptos:

  • Alberto Fernández presentó su gabinete. Son 20 ministros y un jefe de gabinete. En la primera frase que dijo Alberto Fernández hay una definición política: la idea de que este gabinete pretende expresar la diversidad y la unidad de la alianza. Luego repitió, a lo largo de toda su presentación, la palabra "amigo" y los adjetivos "extraordinario/a" y "enorme" para describir las condiciones de su equipo de trabajo. Es una foto con muchas mujeres y muchos hombres, pero las mujeres ocupan cargos en el segundo nivel del Poder Ejecutivo. De 20 ministerios, habrá cuatro mujeres ocupando el cargo de ministra.
  • La escenografía de la presentación incluyó, por ejemplo, a Malena Galmarini, que será titular de AySA. Esto da una forma de mostrar la diversidad política y el cierre que se hizo a través de acuerdos políticos para tratar de conformar a todos. Hay gestos y señales políticos que nada tienen que ver con el orden en el que habitualmente se mencionan las integraciones de los gobiernos.
  • Primó la idea de presentar un gabinete que parezca homogéneo, pero esto también, como contracara, refuerza la idea de que hay una alianza y sectores bastante diferentes en la integración de este gabinete, por cierto bastante numeroso, parecido en cantidad al que formó Macri en su primera instancia. Otra similitud es que hay cinco ministros del área económica. En ese sentido, hoy se confirmó la última incógnita que quedaba: Martín Guzmán como ministro de Economía. Pero hay otros cuatro que participarán en cuestiones que tienen que ver con la macroeconomía y la conducción de la economía.
  • Está Martín Guzmán, y el segundo ministerio en importancia, en el área económica, es el Ministerio de Producción, que estará a cargo de un hombre del Grupo Callao, Matías Kulfas. Los otros tres ministros en esta área son: el ministro de Infraestructura (Gabriel Katopodis, exintendente de San Martín); el ministro de Agricultura, el formoseño Luis Basterra (un hombre de Gildo Insfrán); y el ministro de Transporte, un hombre de la provincia de Buenos Aires, exintendente del radicalismo Mario Meoni.
  • Algo que se le ha criticado a Macri en su momento es que, en tiempos de crisis, lo conveniente suele ser concentrar las decisiones. La pregunta que queda es: el papel de Santiago Cafiero, el hombre de más confianza de Fernández, y de Cecilia Todesca, la vicejefa de Gabinete, que también es economista. Habrá que ver qué papel de coordinación habrá, si es que existe esa coordinación, desde la propia jefatura de Gabinete.
  • Desde el punto de vista político, hay una preminencia de exfuncionarios del kirchnerismo puro, con algunos integrantes de La Cámpora. Por ejemplo, el más importante, el ministro del Interior: Wado de Pedro, destacado especialmente en la conferencia por Alberto Fernández. Wado de Pedro tendrá a cargo la coordinación con los gobernadores de las provincias.
  • Otro detalle no menor para ver cómo funcionará todo esto será el estilo de gobierno que va a ejercer Fernández. ¿Será un presidente omnipresente como era Néstor Kirchner, acompañado muy de cerca por un jefe de Gabinete como en aquella primera etapa de Néstor fue el propio Alberto Fernández? Otro dato político importante es la llegada de un político clásico, Felipe Solá, al Ministerio de Relaciones Exteriores. Solá es un hombre con mucha experiencia política que reemplaza a un técnico de la diplomacia como Jorge Faurie, en un claro contraste entre Macri y Fernández.
  • Esto es muy significativo, hasta se llegó a especular con la posibilidad de cambiarle el nombre al Ministerio de Relaciones Exteriores, para llamarlo "Ministerio de Relaciones Económicas en el Exterior", algo así como un canciller que sale a buscar inversiones y mercados para los productos argentinos. Esto no se hizo, y la diplomacia es bastante más que eso, especialmente para la Argentina que necesita restablecer algunos vínculos. Habrá que ver cómo funciona ahí un político clásico como Felipe Solá.
  • La presentación de Carlos Zannini (Procurador del Tesoro) tal vez sea la más significativa, especialmente porque Fernández dijo "nadie me lo impuso", y nadie le había preguntado si se lo habían impuesto. Es una de las designaciones más llamativas y controversiales, teniendo en cuenta la importancia que tuvo Zannini durante la gestión del kirchnerismo, doce años ininterrumpidos en el poder, el único ministro que estuvo presente durante todo el kirchnerismo junto a Julio De Vido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.