Las demoras que signaron el recuento provisorio en las elecciones de 2015

Fuente: Archivo
Hace cuatro años se llegó a la medianoche casi sin datos; en 2017 la elección bonaerense fue ajustada
(0)
6 de agosto de 2019  

Todavía se recuerda la gaffe de Julio Alak, que, como ministro de Justicia, confundió la ese de simultáneas por secretas cuando, cerca de las once de la noche y sin resultados oficiales todavía, intentó dar explicaciones por la inusitada demora en el escrutinio provisorio de las PASO de 2015.

Aquel episodio ocurrió con el kirchnerismo en el poder y se repitió poco tiempo después, cuando los principales candidatos presidenciales, Daniel Scioli y Mauricio Macri, salieron a dar por hecho que se volverían a ver las caras en el ballottage cuando todavía no había un resultado oficial disponible.

Ahora, menos de una semana antes de la elección primaria, desde el kirchnerismo se agita el fantasma de supuestas maniobras fraudulentas durante el escrutinio provisorio del próximo domingo.

A diferencia de la elección de 2015, el responsable del recuento de votos ahora ya no será la española Indra, que tuvo esa tarea a su cargo durante más de una década. Este año la licitación la ganó la empresa Smartmatic, que se ha convertido en el centro de los cuestionamientos por las fallas demostradas por el software que usará para el escrutinio en la noche de las primarias.

"Acá el problema es la manipulación del escrutinio provisorio, que permite instalar un resultado que no es tal", denunció Alberto Fernández, precandidatio presidencial del kirchnerismo, tendiendo un manto de sospecha sobre el recuento de votos.

Sin embargo, lo que ahora denuncia Fernández fue lo que ocurrió en la noche de octubre de 2015. A la hora de cierre de todos los diarios, el resultado le daba ventaja a Scioli sobre Macri. Al final del recuento, a la mañana siguiente, esa ventaja se confirmó, pero por un margen superior para el candidato oficialista.

Un último antecedente similar se registró hace dos años. Ya con el macrismo en el gobierno, pero todavía con la empresa Indra al frente del conteo provisorio de votos.

En esa oportunidad, la damnificada fue Cristina Kirchner, quien calificó de escándalo la demora en divulgarse los resultados de la elección primaria legislativa de ese año.

El conteo terminó a las 7 del día siguiente con un margen cerrado entre la expresidenta y Esteban Bullrich, el rival oficialista por una banca en el Senado. Pero para los medios la elección había sido un empate. Recién el escrutinio definitivo confirmó, unas semanas después, el ajustado triunfo de Cristina Kirchner. Al final, en la general, Cambiemos terminó quedándose con las dos bancas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.